elnuevodiario.com.ni
  •   Quito, Ecuador  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El director del Parque Nacional Galápagos (PNG), Arturo Izurieta, señaló que al momento todos los esfuerzos se centran en reflotar la embarcación para que sea remolcada fuera del área protegida que abarca 132.000 kilómetros cuadrados de reserva marina y terrestre.

Dicha zona ha sido declarada en situación de emergencia por el accidente del buque, del cual se han evacuado los 19.000 galones (86.450 litros) de diesel que llevaba en sus reservorios, aunque las autoridades temen que haya residuos en las tuberías que eventualmente podrían llegar al mar.

"Se mantienen puestas las barreras flotantes de contención de hidrocarburos alrededor de la zona afectada y las barreras absorbentes para recolección de cualquier tipo de agente contaminante en caso de que sea vertido por la embarcación", añadió Izurieta.

Asimismo, el director del PNG dijo que especialistas toman constantemente muestras de agua y vigilan el fondo marino para verificar que no hayan efectos nocivos.

Izurieta precisó que de momento se han detectado "impactos menores en el ecosistema", especialmente alguna "alteración por movimiento del fondo marino debido al casco del buque encallado".

Sin embargo, el director del PNG destacó que desde que se declaró la emergencia, el pasado jueves, "las actividades se han centrado en el proceso de gestión de recursos financieros y la contratación de la empresa especializada" que sacará la nave de la reserva.

Añadió que los expertos evalúan al momento qué tiempo tomará la operación y cuál será su coste, aunque algunos medios de información han señalado que demandaría entre tres o cuatro semanas y que se necesitarían unos seis millones de dólares.

Izurieta reiteró que esos dos parámetros son evaluados por los especialistas, pero remarcó que el objetivo es sacar la embarcación de la reserva marina.

El director del PNG dijo que el suceso también ha llevado a las autoridades insulares a plantearse alternativas "para que este tipo de acontecimientos no terminen en desastres lamentables".

"No podemos asegurar que no sucederán, porque son los riesgos que representa la realización de las actividades de todo tipo dentro de un área protegida", aunque, al interior de un Comité de Operaciones de Emergencia de Galápagos se han analizado medidas que "podrían ayudar a que no sucedan", agregó.

Entre esas medidas se ha analizado "la creación de un muelle de aguas profundas o contar con un remolcador en las islas", apuntó Izurieta.

El buque Galapaface I, de bandera ecuatoriana, encalló hace una semana en Puerto Baquerizo Moreno, capital de San Cristóbal y de la provincia insular de Galápagos.

El gobernador de esa región, Jorge Torres, dijo el jueves que, pese a que se ha evacuado el combustible y parte de la carga, "el buque sigue varado y sigue representando un riesgo ambiental para la reserva marina de Galápagos y debe salir del área".

Como resultado del impacto contra las rocas que sufrió al encallar, el "Galapaface I" presenta huecos en su casco que podrían agrandarse debido al vaivén que produce el oleaje, añadió Torres.

El archipiélago de Galápagos, a unos mil kilómetros al oeste de la costa continental de Ecuador, es Patrimonio Natural de la Humanidad y el hábitat de numerosas especies autóctonas de fauna y flora, lo que le convierte, además, en uno de los principales núcleos turísticos del país. EFE