•  |
  •  |
  • END

20 personas murieron y 22 resultaron heridas este sábado en un accidente a bordo de un submarino de propulsión nuclear de la flota rusa del Pacífico, y las autoridades afirmaron que el buque no resultó dañado y los niveles de radiación son “normales”.

Las 20 víctimas murieron por inhalación de un gas emitido por el sistema antiincendios del buque, en el peor accidente de este tipo desde la catástrofe del “Kursk” hace ocho años.

“Según un balance preciso, 20 personas murieron, tres oficiales y 17 civiles, miembros del equipo de los astilleros encargado de la construcción” del buque, declaró a la agencia de noticias Interfax un responsable de la comisión de investigación de la fiscalía, Vladimir Markin.

Las víctimas murieron tras inhalar el gas freón emitido en una parte del submarino por el sistema contra incendios, precisó Markin citado por las agencias de noticias rusas. Otras 22 personas sufrieron de intoxicación.

“Durante una prueba del submarino nuclear, el sistema antiincendios sufrió un fallo, matando a más de 20 personas, entre ellas militares y obreros”, había anunciado anteriormente a la AFP un responsable de la marina rusa, el capitán Igor Dygalo.

“El submarino no resultó dañado, su reactor funciona normalmente y los niveles de radiación registrados a bordo del submarino son normales”, añadió Dygalo. El accidente se produjo en el mar de Japón, precisó a la cadena de información continua Vesti 24.

Los 22 heridos fueron trasladados a Vladivostock a bordo de un navío militar e ingresados en el hospital de la Flota del Pacífico. “Sufren intoxicación de diversos grados”, declaró a la AFP una fuente del hospital militar.

Cuando un incendio se declara en un compartimiento de un submarino, uno de los medios de neutralizarlo es difundir un gas en dicha zona, explicó Ria Novosti citando a fuentes militares.

El submarino accidentado llegó el domingo al puerto de Bolshoi Kamen, cerca de Vladivostok, en el extremo oriente ruso, y los cadáveres de las víctimas fueron trasladados a las morgues de la región. Bolshoi Kamen está situada a unos 40 km por mar y 130 km por carretera de Vladivostok, puerto base de la Flota rusa del Pacífico.

Un total de 208 personas se encontraban a bordo, entre ellos 81 militares y empleados de un astillero, afirmó Dygalo. Las autoridades rusas no proporcionaron ninguna precisión sobre el tipo de submarino ni la eventual presencia de armamento a bordo.

Según un experto citado por Ria, “un error de programación o explotación” pudo activar el sistema antiincendios.

El ministro ruso de Defensa, Anatoly Serdyukov, informó del incidente al presidente Dmitri Medvedev, quien ordenó una investigación “completa y meticulosa” y “toda la ayuda y apoyo posible a las familias de las víctimas”.

Rusia guarda un recuerdo doloroso de otro accidente de submarino nuclear, el naufragio del “Kursk”, en 2000, que costó la vida a 118 marineros, a 109 metros de profundidad.

El “Kursk”, florón de la flota rusa, se hundió durante unas maniobras en el Mar de Barents (noroeste de Rusia) el 12 de agosto de 2000. El drama fue provocado por la explosión de un torpedo.

Las autoridades rusas tardaron en aceptar la ayuda extranjera para salvar a los eventuales sobrevivientes. Esta actitud valió fuertes críticas a Vladimir Putin, elegido unos meses antes, acusado de haber sacrificado a los marineros en nombre del secreto militar.

En agosto de 2005, siete marineros rusos atrapados en su batiscafo a la altura de la península de Kamtchatka (extremo oriente ruso) fueron rescatados con un robot submarino británico que liberó al submarino de los cables que lo fijaban al fondo del Océano Pacífico.