•   Washington  |
  •  |
  •  |
  • EFE y AFP

El presidente estadounidense, Barack Obama, anunció ayer que ha desplegado 80 soldados en Chad para ayudar a rescatar a las más de 200 niñas secuestradas hace más de un mes en Nigeria.

“Estas tropas apoyarán operaciones de inteligencia, vigilancia y reconocimiento aéreo sobre el norte de Nigeria y las zonas colindantes”, explicó Obama en una notificación al Congreso.

Fuentes del Pentágono detallaron a Efe que el despliegue se compone de 40 operadores de aviones no tripulados o “drones” y otros tantos miembros de la Fuerza Aérea encargados de la seguridad y de proveer asistencia sobre el terreno a las aeronaves.

Poderes de guerra

El Gobierno de Chad ha permitido el despliegue de este contingente en su territorio y los vuelos de los “drones”, algo que ampliará el tiempo de vigilancia de la zona noreste de Nigeria y las regiones vecinas de Chad.

El presidente ha hecho uso de sus poderes de guerra y ha notificado por carta esta tarde al presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, y al presidente “pro tempore” del Senado, Patrick Leahy.

“Esta acción se ha tomado en interés de la seguridad nacional de Estados Unidos y de nuestra política exterior”, explica Obama, que goza de estos poderes como Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas.

Desafío al poder

El grupo islamista nigeriano Boko Haram volvió a desafiar al poder en Nigeria con dos nuevos ataques este miércoles, que dejaron unas 30 víctimas mortales, un día después de la muerte de al menos 118 personas más en un doble atentado en un mercado de Jos (centro).

Los dos ataques tuvieron lugar cerca de la ciudad de Chibok, donde el grupo islamista secuestró a más de 200 estudiantes de secundaria a mediados de abril, provocando una reacción internacional.