Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

El derrumbe de una escuela en Haití, ocurrido el viernes, deja al menos 93 muertos y 150 heridos, en su mayoría niños, según un nuevo balance este domingo, en tanto las esperanzas de encontrar sobrevivientes bajo los escombros se desvanecen.

El derrumbe de la escuela dejó “87 muertos y 150 heridos” inicialmente, pero luego “identificamos seis cadáveres más adentro”, llevando el balance a 93 muertos, dijo el ministro haitiano de la Juventud y el Deporte, Evans Lescouflair a la AFP. El balance anterior, establecido el sábado, era de 84 muertos y 150 heridos.

El pastor Augustin Fortain, propietario del establecimiento situado en un barrio pobre de Pétion-Ville, afueras de Puerto Príncipe, era interrogado el domingo por la Policía, aunque “no fue formalmente acusado de nada”, indicó el ministro de Justicia, Joseph-Luc Euchère, a la AFP.

“La justicia haitiana se está ocupando del caso”, pero “no vamos a actuar bajo (los efectos de) la emoción”, dijo. Según testimonios de habitantes del barrio, recogidos por la AFP, el pastor Augustin Fortain, de unos 50 años, habría construido él mismo la escuela sin acudir a profesionales.

“Esta construcción no respondía a las normas. Vamos a pedir al Ministerio de Educación que inspeccione todas las escuelas construidas en estas condiciones”, indicó por su lado el senador Yvon Bissereth, encargado de la comisión de Educación en el Parlamento.