•   Nueva York  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El expresidente guatemalteco Alfonso Portillo (2000-2004) fue condenado este jueves a cinco años y diez meses de prisión por “conspiración para cometer lavado de dinero”, por un juez federal estadounidense en Nueva York, en un caso inédito para América Latina.

Portillo, extraditado desde su país en mayo del año pasado, se había reconocido culpable en marzo pasado de haber querido lavar en bancos estadounidenses US$2.5 millones en sobornos pagados por el Gobierno de Taiwán para que Guatemala reconociera de forma diplomática a la isla.

Portillo, de 62 años y presente en la audiencia en los tribunales del sur de Manhattan, se encuentra detenido desde enero de 2010, por lo que deberá permanecer en prisión durante un año y medio más, tras la sentencia dictada por el magistrado Robert Patterson.

Cinco errores

“No fue un error, fueron cinco errores durante un largo período”, dijo el juez, al referirse a los cinco cheques por US$500,000 cada uno recibidos por Portillo de parte de Taiwán, entre 1999 y 2002, y la posterior conspiración para lavar ese dinero.

Primer exgobernante latinoamericano en ser entregado por su propio país a la justicia de Estados Unidos, además de los 70 meses de prisión sin posibilidad de libertad condicional, Portillo deberá pagar a Estados Unidos la suma de US$2.5 millones.

Pattterson justificó la condena por el cargo que ocupaba Portillo como “máximo responsable del Ejecutivo”, la duración del delito y el “abuso de confianza” en el que incurrió, rechazando el pedido de la defensa de considerar la pena cumplida y dejarlo en libertad.

No reaccionó

Vestido con traje oscuro, camisa y corbata, Portillo escuchó la sentencia sin reaccionar, tras haberse defendido con un discurso de neto corte político en la larga audiencia que duró cuatro horas, constató la AFP.

“Los cuatro años y medio encarcelado han sido de gran enseñanza para mí, pero también de gran dolor para mi familia”, dijo en español el expresidente, aclarando que no buscaba “justificar” su “delito”, sino otra “oportunidad”.

 

Según el juez que condenó al exmanda-tario guatemal-teco, fueron cinco errores los que cometió, en referencia a la misma cantidad de cheques que recibió.