•   México  |
  •  |
  •  |
  • Agencias

El mexicano Manuel Uribe, considerado el hombre más obeso del mundo en 2007 por el Guiness World Records, al pesar 597 kilos, falleció este lunes a los 48 años, informaron fuentes médicas.

“Las causas preliminares de la muerte son una arritmia cardíaca y una descompensación por pérdida de líquido en las piernas”, dijo a la AFP una fuente del Hospital Universitario de Monterrey, una ciudad industrial del norte de México.

El mexicano, a quien sus amigos llamaban Meme, también ingresó al hospital en esa fecha afectado por una bacteria que dañó el funcionamiento de sus riñones.

Uribe, que había logrado bajar de peso hasta sus 394 kilos actuales, ingresó el 2 de mayo en el centro médico, adonde llegó trasladado por una grúa del Departamento de Protección Civil desde su municipio San Nicolás de los Garza, cercano a Monterrey.

Se casó en 2008

En 2008, y tras ocho años sin poder movilizarse, Uribe contrajo matrimonio en una boda civil a la que también llegó en grúa y cuyos derechos de transmisión fueron vendidos en exclusiva a una cadena estadounidense.

Ese mismo año también falleció José Luis Garza, uno de los hombres más obesos del mundo, que en ese momento pesaba 450 kilos. Garza también vivía en el Estado de Nuevo León, cuya capital es Monterrey, y tenía 47 años.

La obesidad es uno de los principales problemas de salud en México. Según cifras oficiales, un 70% de los adultos y un 30% de los niños padecen sobrepeso u obesidad, superando en ese punto incluso los índices de Estados Unidos.

Su madre, Otilia Garza, declaró a Efe que el fallecimiento de Meme fue una sorpresa para la familia.

“Él era muy positivo, a todo le sacaba provecho, ya estaba planeando su fiesta de cumpleaños, pensaba hacer una carne asada”, relató.

 

En 2008, y tras ocho años sin poder movilizarse, Uribe contrajo matrimonio en una boda civil a la que llegó en grúa

 

Ganó el récord Guiness al más obeso

APOYO•La historia de Manuel Uribe dio la vuelta al mundo en 2007, cuando ingresó al libro de Récord Guiness. A partir de entonces recibió la ayuda de especialistas y logró reducir más de 200 kilos, aunque siguió condenado a vivir en una cama.

Una mala intervención quirúrgica con la que buscaba bajar de peso le destruyó los conductos linfáticos hace varios años, lo que provocó la formación de dos grandes tumores en sus piernas que le impidieron volver a caminar.

Manuel afirmó en el documental televisivo que cuando estaba creciendo era normal, aunque con un poco de sobrepeso. Agregó que partir de sus 20 años comenzaron sus graves problemas. Manuel y su esposa se instalaron en Dallas, donde trabajaba en la reparación de máquinas de escribir. La naturaleza de este oficio exigía a Manuel pasar sus días sentado.