•   México  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Los restos de Manuel Uribe fueron velados ayer en una funeraria del centro de Monterrey, ciudad de México, en compañía de familiares y amigos, según informaron medios mexicanos.

El cuerpo de Uribe, quien fuera considerado el hombre más obeso del mundo, fue cremado y colocado en una urna especial de mármol blanco. La familia realizó una misa para honrar sus restos.

Otilia Garza Alanís, madre de Uribe, dijo entre sollozos al diario Milenio que su hijo siempre fue muy “luchista y “soñaba con poder ponerse en pie”.

Manuel falleció el lunes a los 48 años por arritmia cardíaca y una descompensación por pérdida de líquido en las piernas, en un hospital de México.

En 2007 entró al libro de los Guiness World Records al pesar 597 kilos, en ese entonces fue considerado el hombre más obeso del mundo.

De regreso a casa

El destino final de los restos de Uribe será la casa de su madre, donde vivió su infancia.