•   San José. Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

Los maestros del sector público de Costa Rica rechazaron ayer una propuesta del Gobierno que buscaba ponerle fin a una huelga indefinida que inició el pasado 5 de mayo, motivada por atrasos salariales que les afectan desde hace casi cuatro meses.

“No se acepta la propuesta planteada, porque no se tiene confianza en que el patrono cancele todos los salarios que se adeudan. La huelga continúa y estableceremos nuevas estrategias”, explicó a Acan-Efe la presidenta de la Asociación de Profesores de Segunda Enseñanza (APSE), Ana Doris González.

La propuesta del Ministerio de Educación, MEP, y sindicatos de Educadores, planteaba que el MEP pagara intereses por los salarios adeudados, en un plazo no mayor de cuatro meses, además de la habilitación de un procedimiento, especial y expedito, mediante el cual las personas afectadas podían reclamar la suma adeudada.

Propuesta no convence

Sin embargo, cuando los dirigentes sindicales presentaron esta propuesta a las bases del movimiento, esta fue rechazada.

El Gobierno también se comprometía a no ejecutar sanciones disciplinarias ni rebajas salariales por la huelga que lleva más de tres semanas, pero ponía como condición el regreso a las aulas.

“La propuesta no convence. El movimiento inició con la consigna de que se pague inmediatamente, y de eso no hay seguridad. Se ha perdido la credibilidad en que las cosas se cumplan”, expresó a los periodistas el presidente del Sindicato de Trabajadoras y Trabajadores de la Educación Costarricenses, SEC, Gilbert Díaz.

6 mil esperan pago

El lunes pasado la ministra de Educación, Sonia Marta Mora, informó que se realizó un pago masivo a los docentes, sin embargo, según reportes de los sindicalistas, todavía se les adeuda salarios a cerca de 6,000 maestros. Al inicio del movimiento la cifra era de 13,000.

Los sindicatos de educadores continuaban reunidos ayer con las autoridades del Gobierno, para seguir negociando una solución.

El presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, que asumió el poder el pasado 8 de mayo, ha encontrado este problema como un lastre de la Administración de Laura Chinchilla (2010-2014), ocasionado por fallos en el manejo de datos a la hora de migrar a un sistema de pagos más moderno.

 

6

mil maestros siguen esperando el pago de sus salarios atrasados.

 

"El movimiento inició con la consigna de que se pague inmediatamente, y de eso no hay seguridad".

Gilbert Díaz,

presidente Sindicato de Trabajadores de la Educación Costarricenses