elnuevodiario.com.ni
  •   Bogotá, Colombia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Una niña de 10 años hija del comandante de la Policía del municipio de Padilla, en el departamento colombiano del Cauca (suroeste), fue secuestrada hoy en la vecina localidad de Guachené, hecho atribuido por las autoridades a la guerrilla de las FARC y condenado por el presidente Juan Manuel Santos.

El secuestro de la niña Alejandra Cantoñí, hija del intendente de Policía Víctor Cantoñí, ocurrió sobre las 07.00 hora local (12.00 GMT), cuando la menor caminaba de su domicilio al colegio Jorge Eliécer Gaitán y fue raptada por hombres armados en presencia de unos compañeros de escuela.

El Ejército responsabilizó a un guerrillero conocido con el alias de "Mordisco", miembro del sexto frente a las FARC, que actúa en esa región, como autor material del secuestro.

La Fuerza de Tarea Apolo del Ejército, que opera en esa zona, informó que se llevan a cabo tareas conjuntas con la Fuerza Aérea y la Policía para capturar a alias "Mordisco" y rescatar a la menor.

El ministro colombiano de Defensa, Juan Carlos Pinzón, dijo en su cuenta de Twitter que "un equipo especial" del Gaula, la unidad antisecuestro de la Policía, "está al frente de la búsqueda de la pequeña Alejandra en el Cauca".

Antes de que el Ejército responsabilizara a las FARC, el presidente Santos rechazó el secuestro de la menor y aseguró que no se ahorrará ningún esfuerzo para rescatarla.

"Estamos encima de esa situación. La Policía, el Ejército y la propia comunidad, todos están haciendo las investigaciones del caso. No se sabe todavía qué sucedió o quién es el responsable de haberse llevado esta niña de 10 años" manifestó Santos.

El presidente advirtió además que no importa quien haya sido el autor del secuestro, "es un hecho totalmente condenable, censurable", y aseguró que las autoridades tratan de "ubicar al responsable y rescatar esta niña para devolverla a sus padres".

Santos agregó que "el rapto de una niña de 10 años es un crimen que bajo cualquier perspectiva no se puede tolerar y bajo cualquier circunstancia se debe de condenar en forma tajante".

En declaraciones a Blu Radio, el alcalde de Guachené, Francisco Paz, también acusó a las FARC del secuestro, "por la ruta que tomaron" en su huida los hombres que se llevaron a la menor.

Al conocerse la noticia, vecinos de Guachené llegaron a la zona con machetes y palos para tratar de rescatarla pero sin éxito.

Las FARC, que concluyeron a la medianoche del miércoles una tregua unilateral de nueve días declarada con motivo de las elecciones presidenciales, renunciaron en 2012 al secuestro como práctica extorsiva.