Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

El Departamento de Estado informó ayer lunes que pidió a funcionarios del Consulado de Venezuela en Houston (Texas, sur), que abandonen el país, por violar procedimientos administrativos para hacerse de nuevas oficinas, indicó un portavoz.

En agosto, Venezuela pidió al Departamento de Estado que le autorizara alquilar nuevas oficinas para el Consulado. Sin esperar la aprobación oficial, procedió a rentarlas, en una violación a la ley de Legaciones Extranjeras, dijo el portavoz adjunto del Departamento de Estado, Robert Wood en un comunicado.

La versión sobre una expulsión de funcionarios del Consulado de Venezuela en Texas ya había sido difundida el domingo por la noche por medios de prensa, y desmentida por el gobierno de Hugo Chávez.

En una declaración de su Cancillería el domingo, el gobierno venezolano sostuvo que se trataba de “informaciones erróneas que han circulado a través de medios de prensa”, y señaló que “dificultades de orden estrictamente administrativo” fueron “superadas por la vía diplomática”.

El Departamento de Estado indicó este lunes que ordenó a la Embajada de Venezuela, el 2 de octubre, que “cesara inmediatamente las operaciones” de su Consulado hasta que se tomara una decisión sobre la autorización solicitada para las nuevas oficinas.

El Departamento se enteró luego de que el Consulado venezolano en Houston continuó funcionando, añadió el vocero.

“El 31 de octubre, el Departamento (de Estado) informó a la Embajada venezolana que planeaba retirar los privilegios e inmunidades del equipo (de funcionarios) venezolanos en el Consulado, y cancelar sus visas diplomáticas”, indicó Wood.

“El Departamento por lo tanto invitó a estos individuos a dejar Estados Unidos”, explicó el portavoz.

El vocero expresó que Venezuela todavía tiene permiso de operar un consulado en Houston.

El Departamento de Estado indicó a la Embajada venezolana que un oficial consular puede actuar temporalmente en las nuevas oficinas de Houston “hasta que el gobierno venezolano solicite visas para un nuevo equipo de reemplazo”.

“Continuaremos trabajando con el Gobierno de Venezuela para resolver problemas relacionados con funcionarios en las misiones de nuestros dos países”, agregó Wood.

A comienzos de septiembre, el gobierno de Hugo Chávez expulsó al embajador estadounidense de Caracas, tras considerar que Estados Unidos realizaba “demostraciones de hostilidad” hacia Venezuela, y ante lo que consideró una “intensa campaña de desestabilización” contra Bolivia y su presidente Evo Morales.

Washington replicó de igual modo, y expulsó al representante venezolano.

Consultada por la AFP, la Embajada venezolana en Washington no explicó las diferencias entre su versión y la del Departamento de Estado.