•  |
  •  |
  • END

El presidente de México, Felipe Calderón, nombró al nuevo ministro de Gobernación, Fernando Gómez-Mont, a quien encomendó impedir que el crimen organizado se infiltre en las elecciones de 2009, durante su gestión en sustitución de Juan Camilo Mouriño, fallecido en un accidente aéreo.

Se ha instruido al licenciado Gómez-Mont para que “evite cualquier tipo de intromisión del crimen organizado en el proceso electoral” de las legislativas de 2009, dijo Calderón al anunciar el nombramiento el lunes a primera hora.

La designación se llevó a cabo seis días después de que Mouriño y ocho personas más murieran al desplomarse el avión en el que viajaban, mientras que otras cinco personas fallecieron en tierra.

Como ministro del Interior, Mouriño coordinaba el gabinete de Seguridad y encabezó las estrategias de combate a los cárteles de la droga que actúan en México. En los últimos dos años los cárteles han generado una creciente violencia en el país, incluyendo 3,800 muertos en lo que va de 2008.

Calderón instruyó al nuevo ministro a dar “seguimiento y cumplimiento de los compromisos del acuerdo nacional para la seguridad, la justicia y la legalidad”.

El nombramiento de Gómez-Mont sorprendió a la prensa, que el pasado fin de semana había mencionado en sus notas a varios políticos como posibles sucesores de Mouriño, sin que Gómez-Mont figurara entre ellos, dado que en los últimos años se había mantenido como abogado independiente.

Político de bajo perfil
El nuevo funcionario, un político de bajo perfil, pertenece a una de las familias más tradicionales afiliadas al gobernante Partido Acción Nacional (PAN).

Gómez Mont participó como “legislador o asesor político y cercano en todos los procesos de reforma electoral entre 1988 y 1996”, añadió Calderón en su discurso. Además, “fue una pieza clave en el proceso de transición democrática pacífica” de México.

Se trata de una época en la que el Partido Revolucionario Institucional (PRI, que gobernó de 1929 hasta 2000) enfrentó serios conflictos post electorales y en la que nació el Instituto Federal Electoral (IFE) como un órgano autónomo que dirigió la transición democrática en México.

En julio de 2009 se celebrarán elecciones intermedias para renovar a los 500 legisladores que integran la Cámara de Diputados y que ocuparon ese lugar los últimos tres años, periodo en el que el PRI ha recuperado poder al ganar casi todos los procesos electorales estatales y municipales.