elnuevodiario.com.ni
  •   Santiago de Chile  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La Corte de Apelaciones de Santiago condenó este lunes a cuatro exagentes de la Dirección de Inteligencia Nacional, DINA, de la era Pinochet y a dos miembros de la policía del país por el secuestro calificado de Pedro Merino, ocurrido en 1974 en el centro de detención clandestino Colonia Dignidad.

La corte dictaminó, en sentencia de segunda instancia, penas de 5 años y un día de prisión sin beneficios a los exagentes de la DINA Manuel Contreras Sepúlveda, Pedro Espinoza Bravo, Fernando Gómez Segovia y Orlando Manzo Durán, así como al coronel y suboficial en retiro de la policía (Carabineros) Sergio Apablaza Rozas y Manuel Rioseco Paredes.

Los tres últimos no habían sido condenados en la sentencia anterior, pronunciada en junio de 2011.

Además la corte mantuvo la absolución para el exmiembro de Colonia Dignidad Gerd Sweeald Lefevre.

La víctima, Pedro Merino Molina, fue conducida "al centro clandestino de detención conocido como 'Colonia Dignidad', donde quedó registro escrito de los interrogatorios que bajo tortura le fueron hechos, registrándose el último interrogatorio el 13 de octubre de 1974", afirma la sentencia.

"Por último los agentes hicieron desaparecer a Pedro Juan Merino Molina, sin tener noticia de su paradero hasta hoy, mediante un plan sistemático de desaparición", continúa.

En el aspecto civil, el tribunal ratificó la condena al Estado y los acusados a pagar daños morales a los familiares de la víctima por una suma total de unos 280.000 dólares.

Colonia Dignidad fue un enclave alemán ubicado en el sur de Chile, fundado por un cabo nazi en una zona montañosa en el valle central, donde se radicaron cientos de alemanes que se dedicaban a la agricultura, sometidos a aislamiento y severas normas de conducta, como la separación entre hombres y mujeres y de los hijos de sus madres.

La Justicia ha determinado que en su interior se cometieron reiterados abusos sexuales a menores y que el centro sirvió también para recluir, torturar y hacer desaparecer a presos políticos durante la dictadura del general Augusto Pinochet (1973-1990), en la que más de 3.000 personas murieron y unas 38.000 fueron torturadas.