elnuevodiario.com.ni
  •   Varsovia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Barack Obama se reunirá este miércoles en Varsovia con su homólogo ucraniano, el proocidental Petro Poroshenko, recientemente electo, en un segundo gesto firme de Estados Unidos tras proponer el martes 1,000 millones de dólares para la seguridad en el este de Europa.

Mientras la violencia continúa en Ucrania, Poroshenko realiza en Varsovia su primera salida al exterior tras su elección, el pasado 25 de mayo.

En señal del fuerte apoyo norteamericano al nuevo régimen de Kiev, durante el encuentro ambos dirigentes podrían anunciar una ayuda militar estadounidense a Ucrania.

Casi al mediodía, Obama se encontrará además con una decena de jefes de Estado de Europa central y del este, reunidos en Varsovia para las celebraciones del 25º aniversario de las primeras elecciones democráticas en Polonia, exmiembro del bloque soviético, tras la caída del comunismo.

Estas celebraciones tienen connotaciones especiales y la presencia de Obama es especialmente simbólica teniendo en cuenta la crisis ucraniana, que enfrenta a Moscú con las capitales occidentales.

También el presidente francés François Hollande es esperado el miércoles en Varsovia, donde se reunirá con Poroshenko por la tarde.

El plan de seguridad de 1,000 millones de dólares es una "iniciativa para tranquilizar a Europa", que todavía tiene que ser aprobada por el Congreso estadounidense, y también permitiría a los países que no forman parte de la OTAN, como Ucrania, Georgia y Moldavia, trabajar con Estados Unidos y sus aliados occidentales para construir sus propios sistemas de defensa, según la Casa Blanca.

Obama pidió a sus aliados europeos que aumenten el gasto militar, lamentando los recortes en esta área en Europa a causa de la crisis económica, en una rueda de prensa tras reunirse con su homólogo polaco Borislaw Komorowski.

En Bruselas, los ministros de Defensa de los países miembros de la OTAN saludaron este plan de seguridad, y acordaron el martes medidas de seguridad para tranquilizar a sus aliados de Europa del este, inquietos por la crisis ucraniana.