•   Asunción, Paraguay  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente de Paraguay, Fernando Lugo, dijo este martes a periodistas que no cree que su vicepresidente, Federico Franco, conspire para derrocarlo y quedarse al frente de la jefatura del Estado.

"No hago mucho caso a los comentarios mientras no haya seriedad y responsabilidad en esas afirmaciones", manifestó el gobernante en conferencia de prensa.

Se refería a las versiones propaladas por enemigos políticos de Franco dentro de su Partido Liberal, que señalaron que hubo una reunión conspirativa del político con el líder opositor Lino Oviedo y el colorado ex presidente Nicanor Duarte, antecesor de Lugo.

"Che ndaroviai" (Yo no creo", enfatizó el presidente en la lengua nativa guaraní, hablada corrientemente en Paraguay.

El gobernador del departamento de San Pedro, José Ledesma, aliado del presidente y rival de Franco, había comentado a periodistas que tenía información sobre un encuentro conspirativo del que participó el vicepresidente.

Éste replicó y sostuvo que pediría la intervención fiscal para que investigara la denuncia y que si no fuera cierta demandaría a Ledesma por difamación y calumnia. Agregó estar convencido de que "alguien" le graba sus conversaciones telefónicas.

Al respecto, el presidente Lugo aclaró hoy que desde el Poder Ejecutivo "no hay ninguna instrucción de interferir la comunicación de nadie".

El mandatario dijo que Franco debería aclarar mejor sus afirmaciones.