•   Bagdad, Irak  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Al menos 15 personas murieron ayer y 70 resultaron heridas en una cadena de atentados perpetrados principalmente contra zonas de mayoría chií de Bagdad, informaron a EFE fuentes de seguridad iraquíes.

Esta ola de explosiones coincide con una amplia ofensiva de los yihadistas del Estado Islámico de Irak y del Levante (EIIL) en varias provincias iraquíes, entre ellas Al Anbar, donde ayer tomaron durante unas horas a cientos de rehenes en la universidad de Ramadi.

En total, estallaron cinco coches bomba y un artefacto explosivo de forma casi simultánea en la capital. El atentado más mortífero tuvo lugar en el distrito de Karrada, en el centro de Bagdad, cerca del hotel Babilon, donde fallecieron cuatro personas y quince sufrieron heridas por la explosión de un coche bomba.

Otro de los vehículos estalló en el barrio de Nuevo Bagdad, en el sur de la ciudad, causando la muerte a tres personas e hiriendo a otras catorce.

Se desconoce por el momento la autoría de estos ataques, que llevan sin embargo el sello del EIIL, que desde el jueves pasado mantiene en jaque a las fuerzas de seguridad.

Se toman universidad

Los extremistas irrumpieron ayer en la universidad de Ramadi tras detonar dos artefactos explosivos y enfrentarse con los guardas del edificio, donde estuvieron parapetados durante unas horas.

A la zona se desplazaron fuerzas mixtas del Ejército y la Policía, que lograron evacuar a los rehenes y se enfrentaron posteriormente con los radicales en varios barrios de Ramadi.

Tras el asalto, los extremistas hicieron estallar el puente que une el centro educativo con la ciudad, situada a 110 kilómetros al oeste de Bagdad.

Fuerzas mixtas del Ejército y la Policía cercaron la universidad, apoyados por helicópteros, desde los que se disparaba a francotiradores apostados en los edificios.

La mayoría de los estudiantes viven en dependencias de la universidad por las dificultades para llegar al centro educativo desde la ciudad, a causa del conflicto que asuela Ramadi desde enero pasado.

Hallan los cadáveres de 21 policías

Las fuerzas de seguridad encontraron ayer los cuerpos de 21 policías, que fueron ejecutados a tiros por los yihadistas en medio de los combates del viernes en la ciudad de Mosul y en los que la cifra de víctimas mortales se eleva a más de 60.

Una fuente de seguridad explicó a EFE que entre los fallecidos figuran un capitán y un subteniente y que los cadáveres fueron hallados en el barrio 17 de julio, en el oeste de la ciudad.

 

Las autoridades iraquíes instaron a la población a permanecer en sus hogares, porque la aviación militar iba a perseguir a los extremistas.