•   Damasco, Siria  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente sirio, Bachar al Asad, ordenó un indulto parcial para presos que no hayan cometido delitos de sangre antes de hoy, 9 de junio, informaron medios de comunicación oficiales.

El decreto número 22 establece que se beneficiarán del perdón total de la pena los enfermos incurables y los mayores de 70 años, así como los condenados por determinados delitos y faltas, como los autores de secuestros que liberen a sus rehenes sin cobrar un rescate.

El documento recoge, por otro lado, la conmutación de la pena de muerte por cadena perpetua, con o sin trabajos forzosos, dependiendo del caso.

Asimismo, los reclusos condenados a cadena perpetua verán reducida su pena a veinte años.

Los desertores, tanto dentro como fuera de Siria, también pueden beneficiarse del indulto total si no están perseguidos por la Justicia, así como los autores de otros delitos que estén fugados, siempre y cuando se entreguen en los próximos tres meses.

Las autoridades garantizan el perdón completo a "los extranjeros que hayan entrado en Siria con el objetivo de unirse a un grupo terrorista o para cometer actos de esta índole y que se entreguen en el plazo de un mes".

En declaraciones a la televisión siria, el ministro de Justicia, Nayem al Ahmad, explicó que el indulto se enmarca en un contexto de "perdón social, cohesión nacional y llamamientos a la coexistencia, mientras el Ejército garantiza victorias militares".

Por el momento, se desconoce el número de personas que se favorecerán de esta medida.

La semana pasada, Al Asad ordenó un indulto para unos 800 presos, entre ellos ochenta mujeres, de las cárceles de Alepo (norte) y Adra, al norte de Damasco, que estaban apresados por cargos de terrorismo.

El presidente ha dispuesto estos indultos tras ser reelegido en los comicios presidenciales del pasado 3 de junio, con el 88.7 % de los votos.

Gracias a esta victoria electoral, el mandatario, en el poder desde 2000, ha accedido a un tercer mandato de siete años.