•   Nogales, EE.UU.  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Gobierno de Estados Unidos intensificó ayer la búsqueda de albergues para los miles de menores indocumentados llegados al sur del país, que proceden de Centroamérica, y comenzó a vacunarles para evitar la aparición de enfermedades.

En Nogales, Arizona, un total de 1,118 menores han sido alojados en un almacén de la Patrulla Fronteriza, en el que han dormido en contenedores de plástico y en los que usan sanitarios portátiles.

Este almacén, con una capacidad para unas 1,500 personas y al que a diario llegan más menores, servía de estación de paso para indocumentados adultos que iban a ser deportados a su país de origen.

Dramática situación

“El problema es que salen pocos y entran muchos”, dijo a EFE el cónsul honorario de Honduras en Arizona, Tony Vanegas, sobre la situación de los niños.

El diplomático explicó que se le rompe el alma al ver la situación de estos menores: “Cuando paso por el cerco donde los tienen, me gritan: ‘¡Cónsul, sáquenos de aquí!’”.

Los menores están llegando a centros de la Patrulla Fronteriza en Arizona y otros estados del país, procedentes del sudeste de Texas, donde se ha registrado un espectacular aumento de las entradas ilegales de niños que viajan solos.

A finales de año, el número de niños llegados al sur de EE.UU. puede ascender a 60,000, según las autoridades.

Crisis humanitaria

El presidente de EE.UU., Barack Obama, reconoció la pasada semana que el país estaba frente a una “urgente crisis humanitaria” y anunció el pasado lunes la creación de un grupo de varias agencias gubernamentales para hacer frente a la masiva llegada de indocumentados, en su mayoría centroamericanos.

El cónsul de El Salvador en Tucson, Joaquín Chacón, dijo a EFE que esta “bodega improvisada no está adaptada para acoger a niños durante días”.

Unicef pide freno

Unicef expresó ayer su preocupación por el “aumento sin precedentes” del número de niños no acompañados que tratan de entrar a Estados Unidos a través de la frontera sur y pidió a México y a los Gobiernos de América Central medidas para frenar ese fenómeno.

El director regional de Unicef para América Latina y el Caribe, Bernt Aasen, llamó a los países de origen a hacer “todo lo que esté a su alcance” para dar a los niños “el apoyo, la atención, la protección, la educación y las oportunidades de preparación” que necesitan.

 

"Cuando paso por el cerco donde los tienen (a los niños) me gritan: ‘¡Cónsul, sáquenos de aquí!´"

Tony Vanegas,

cónsul honorario de Honduras en Arizona

 

Presidente Barack Obama considera la situación como una “crisis humanitaria” y Unicef llama a países del istmo a implementar medidas para frenar la migración.