•   Washington  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, reclamó ayer a EE.UU., “hacer más” para ayudar a Centroamérica a combatir la violencia del narcotráfico que repercute en la huida masiva de niños centroamericanos al país norteamericano, al considerar que son “desplazados de guerra”.

Durante su visita a Washington, Hernández sostuvo que EE.UU. debe asumir mejor su “responsabilidad” en la prevención del fenómeno de los niños que cruzan solos la frontera, en su mayoría procedentes de Honduras, Guatemala y El Salvador.

“Si hiciéramos un esfuerzo en conjunto, realmente efectivo, no estarían viniendo los niños en las cantidades en que están viniendo”, dijo Hernández.

Asistencia mínima

“Son desplazados de guerra y yo creo que EE.UU. tiene que hacer más”, añadió.

El mandatario, que asumió el poder el pasado enero, aseguró que la asistencia económica que EE.UU. dedica a la lucha contra el narcotráfico y la estabilización de Honduras es “mínima”, y se ha reducido en los últimos años, lo que “es triste”.

Proceso de deportación

Los niños centroamericanos que cruzan solos la frontera a EE.UU. entran en un proceso de deportación una vez son detenidos, indicó ayer a Efe una fuente del Departamento de Seguridad Nacional estadounidense.

En el año fiscal 2013, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) registró unos 24,000 niños que habían cruzado la frontera sin compañía, y para mayo de este ejercicio el número se había duplicado hasta los 47,000, sobre todo en la zona de Río Grande (Texas).

Impedimento legal

La ley prohíbe al Departamento de Seguridad Nacional deportar a los niños inmigrantes inmediatamente después de su llegada al país en caso de que su nación de origen no comparta una frontera con EE.UU., por lo que no puede hacerlo con los menores que vienen de Guatemala, Honduras o El Salvador.

El embajador de Honduras en Washington, Jorge Milla Reyes, afirmó ayer que el Gobierno de ese país está examinando si ese proceso de deportación viola tratados internacionales, sin precisar cuáles.

 

"Si hiciéramos un esfuerzo en conjunto, realmente efectivo, no estarían viniendo los niños en las cantidades en que están viniendo".

Juan Orlando Hernández, presidente de Honduras.