• Tegucigalpa |
  • |
  • |
  • ACAN-EFE

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, pidió ayer a Estados Unidos que dé un “trato humanitario” a los niños retenidos en albergues y anunció un plan para identificar a los menores hondureños en ese país norteamericano.

“Necesitamos un trato humanitario, un trato de altura, son niños, son seres humanos, son gente humilde, gente con el deseo de encontrarse con su familia y ¿quién no va a querer hacerlo?”, subrayó Hernández en declaraciones a Radio América desde Brasil, donde acompaña a la selección nacional de fútbol.

El mandatario agregó que la migración de niños solos “es una situación muy dolorosa”, y señaló que “es algo muy humano que un niño quiera reencontrarse con la madre”.

EE.UU. desbordado

Las autoridades de Estados Unidos se han visto desbordadas por la creciente cantidad de niños inmigrantes hallados solos en la frontera con México, procedentes en su mayoría de países centroamericanos como Honduras, Guatemala y El Salvador.

Hernández recordó que el origen del problema es “la falta de presencia efectiva de Estados Unidos en la lucha contra la delincuencia”, al tiempo que subrayó que los niños centroamericanos que están llegando a ese país “son desplazados de guerra, que huyen por el temor”.

El presidente hondureño destacó la importancia de que Estados Unidos “pueda dar la información adecuada, porque debido a algunas declaraciones de políticos y funcionarios norteamericanos mucha gente dedujo que podían recibir los niños allá, y eso no es cierto”.

Un reencuentro

Hernández sostuvo que su “aspiración” es que Washington permita a los niños hondureños reencontrarse con sus padres en ese país, y que, en todo caso, el deber de Honduras es repatriar a aquellos que no se les permita permanecer en Estados Unidos.

En ese sentido, indicó que ha girado instrucciones para que a través de las corporaciones municipales se pida información a familiares de niños que viajaron solos hacia Estados Unidos.

"Son niños, son seres humanos, son gente humilde, gente con el deseo de encontrarse con su familia. Y ¿quién no va a querer hacerlo?".

Juan Orlando Hernández, presidente de Honduras.