•   Madrid  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Felipe VI de Borbón es, a partir de este jueves, el nuevo rey de España, con la difícil misión de devolver la legitimidad a la monarquía y preservar la unidad del país ante el independentismo catalán.

A la medianoche del miércoles (hora de España) su padre, Juan Carlos I, firmó la ley que autorizaba su abdicación, poniendo fin a 39 años de reinado que permitieron a España afianzarse como una democracia moderna tras la dictadura franquista, pero empañados en los últimos tiempos por los escándalos y la crisis.

El texto entró en vigor a la medianoche (22:00 GMT del miércoles), antes de la proclamación oficial del nuevo monarca.

Uniforme militar

Con el uniforme de gala militar y luciendo el fajín de seda roja correspondiente a su nuevo papel de capitán general de los ejércitos, Felipe, de 46 años, asume el trono, jurando fidelidad a la Constitución de 1978 ante los diputados y senadores reunidos en el Congreso.

La jornada, exclusivamente laica, sin invitados extranjeros y en ausencia del propio rey Juan Carlos --que quiso ceder el protagonismo a su hijo--, intentará combinar la sobriedad requerida por los tiempos de crisis y la proximidad con una ciudadanía que empieza a cuestionar la monarquía.

Recuperar el prestigio perdido es el difícil reto que se plantea a Felipe VI que, aunque dispone de popularidad, tendrá poco poder de decisión para abordar los grandes problemas del país.

Desafío independentista

El más urgente parece ser el desafío independentista en Cataluña, gran región del noreste cuyo gobierno regional convocó para el 9 de noviembre un referendo al que Madrid niega validez legal.

“Ahora mismo los españoles esperan casi todo de él: esperan que arregle Cataluña, esperan que arregle el paro”, señalaba Cote Villar, periodista del diario El Mundo.

Adiós a Juan Carlos

Su padre había sido recibido el miércoles por última vez con honores de jefe de Estado.

Visiblemente emocionado, Juan Carlos, de 76 años, que mantendrá de por vida el título honorífico de rey, recibió una gran ovación de los cerca de 160 asistentes a una breve ceremonia en el Salón de Columnas del Palacio Real de Madrid, reservado a los actos solemnes.

 

El nuevo monarca asume este jueves jurando fidelidad a la Constitución de 1978, ante los diputados y senadores reunidos en el Congreso.