elnuevodiario.com.ni
  •   Washington  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, aseguró hoy que el plan para Irak del presidente estadounidense, Barack Obama, no estará centrado "específicamente" en el primer ministro Nuri al Maliki, en medio de crecientes presiones a Washington para retirar su apoyo al gobernante iraquí.

"Esto no se trata de Al Maliki. Lo que está haciendo Estados Unidos se trata de Irak, no se trata de Al Maliki. Y nada de lo que el presidente decida hacer va a estar centrado específicamente en el primer ministro Al Maliki, estará centrado en el pueblo de Irak", afirmó Kerry en una entrevista emitida hoy por la cadena NBC News.

Kerry subrayó que la permanencia de Al Maliki en el Gobierno iraquí "deben decidirla los iraquíes", y que por lo que está preocupado EE.UU. es por los avances del grupo suní del Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL), que es "aún más extremista que Al Qaeda".

Al Maliki es visto cada vez más en la Casa Blanca y el Pentágono como el principal responsable del aumento de la tensión sectaria en Irak, y se espera que Obama condicione su plan ante la crisis a una exigencia de medidas políticas al Ejecutivo iraquí para avanzar hacia un modelo de Gobierno más representativo de la población.

Kerry aseguró, además, que ninguna opción "está fuera de la mesa", incluida la posibilidad de ataques aéreos sobre objetivos del EIIL.

El secretario de Estado también quiso aclarar que la cooperación de Estados Unidos con Irán ante la crisis en Irak será limitada, después de que representantes de ambos países, que carecen de relaciones diplomáticas desde los años 80, conversaran sobre el asunto el lunes en Viena.

"Estamos interesados en comunicarnos con Irán para asegurarnos de que los iraníes sepan en qué estamos pensando y viceversa, y que compartamos información para que nadie cometa errores", señaló Kerry.

Pero descartó rotundamente que Estados Unidos se plantee trabajar directamente con Irán para resolver la crisis.

"No estamos contemplando cómo vamos a hacer eso, ni si lo vamos a hacer. Eso no está sobre la mesa", sentenció.

Obama hará próximamente una declaración sobre Irak después de reunirse con su equipo de seguridad nacional en la Casa Blanca, y según varios medios estadounidenses, se espera que anuncie el envío de un centenar de miembros de las fuerzas especiales para recabar inteligencia y entrenar desde la retaguardia a las fuerzas iraquíes.