elnuevodiario.com.ni
  • Roma, Italia |
  • |
  • |
  • EFE

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO, alertó hoy de que el conflicto en Irak podría causar problemas de seguridad alimentaria.

Esta crisis, afirmó la organización con sede en Roma, está causando la huida de población y el abandono de las explotaciones agrícolas durante la principal cosecha.

"Desde enero, más de un millón de personas han abandonado sus hogares y granjas, dejando atrás sus puestos de trabajo y posesiones en el momento en que se estaba poniendo en marcha la principal temporada de cosecha de trigo y cebada", aseguró la organización.

La FAO explicó que, como consecuencia de este éxodo, el pronóstico de cosechas favorables de Irak para este año está ahora en riesgo.

Según la fuente, antes de la crisis, las abundantes lluvias permitieron a la FAO prever una cosecha de trigo de hasta tres millones de toneladas para este año, un 16 % más que la media de los cinco años anteriores.

Además, la organización de las Naciones Unidas también esperaba que la cosecha de cebada se mantuviera estable a lo largo de este año, con 900,000 toneladas, un 15 % más que el promedio del último lustro.

Sin embargo, la FAO cree que los enfrentamientos violentos que se suceden en el país desde hace semanas, sobre todo tras la toma por parte de fuerzas radicales de Mosul (norte), tendrán consecuencias importantes en la recolección, la producción y el suministro de alimentos.

También perjudicará el acceso a los productos por parte de las poblaciones más vulnerables del país, advirtió la organización.

"Si el conflicto continúa, los alimentos básicos y otros artículos de primera necesidad estarán cada vez menos disponibles para los más vulnerables, a pesar de los subsidios del Gobierno", advirtió el representante de la FAO en Irak, Fadel El Zubi.

Por ello, la FAO informó de que ha solicitado 12.7 millones de dólares a Estados Unidos para proporcionar ayuda urgente a las familias que se dedican a la producción agrícola y ganadera y mitigar los daños a las fuentes de alimentos, ingresos y empleo.

Asimismo, la organización explicó que trabaja ya para proporcionar semillas y fertilizantes a los agricultores afectados por la crisis, de cara a la próxima temporada de siembra de cereales.