•  |
  •  |
  • END

PUERTO PRÍNCIPE / AFP

Una escuela se derrumbó ayer miércoles en el centro de la capital haitiana, lo que según la Policía provocó al menos siete heridos, cinco días después del derrumbe de otra escuela que causó al menos 93 muertos.

Los niños que acuden al lugar --de entre 5 a 12 años-- se encontraban en el recreo en el momento del siniestro, dijo la Policía. El derrumbe de la escuela Gracia Divina dejó un saldo de siete heridos, que fueron llevados al hospital, añadió.

Un periodista de la AFP constató la destrucción del lugar: el techo de hormigón caído y escombros desparramados en el suelo.

Primero la lluvia
Las autoridades investigan las causas de este nuevo derrumbe.

La noche del martes cayeron fuertes lluvias sobre la capital del país --el más pobre de América-- ya golpeado recientemente por una serie letal de huracanes.

"Es un problema de urbanismo en general", dijo a la AFP el ministro de Educación, Joël Desrosiers Jean-Pierre, quien llegó al lugar y no hizo más comentarios.

El derrumbe, el viernes, de la escuela privada de La Promesa, situada en la barriada de Petion Ville, en las afueras de Puerto Príncipe, dejó 93 muertos y 150 heridos, según un último balance.

Los socorristas, algunos extranjeros que vinieron para participar de las operaciones de rescate tras el derrumbe de La Promesa, llegaron inmediatamente al lugar.

La municipalidad de Puerto Príncipe decretó el martes dos días de duelo en su zona metropolitana, en memoria de los niños muertos por el derrumbe de la escuela en el suburbio pobre de Petion Ville.

El dueño de la primera escuela derrumbada, Augustin Fortain, un pastor evangélico que se había entregado a la Policía el sábado, declaró el martes ante la justicia y fue transferido a la cárcel estatal de Puerto Príncipe.

Según testimonios de habitantes del barrio, Fortain, de unos 50 años, habría hecho construir él mismo el edificio sin recurrir a profesionales de la construcción.