• Punta Cana, República Dominicana |
  • |
  • |
  • EFE

Los mandatarios de los países miembros plenos del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), reunidos ayer en Punta Cana, República Dominicana, aprobaron una declaración especial por el drama que viven los niños inmigrantes que viajan sin compañía a Estados Unidos.

Así lo adelantó en su intervención el presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, quien calificó la situación de “grave”.

El gobernante, quien no reveló el contenido de la declaración, dijo que los países de la región están “uniendo esfuerzos y estrategias” para atender la situación.

Uniendo esfuerzos

Aseguró que los países de la región están “uniendo esfuerzos para desarrollar políticas y estrategias que, bajo los principios de responsabilidad común pero diferenciada”, les permitan “atender esta emergencia”. Este fenómeno, subrayó, “debe ser abordado desde una perspectiva integral, que brinde mejores oportunidades de desarrollo y bienestar en las comunidades de origen, razón por la cual requerimos más apoyo en la prevención que en la disuasión”.

Sobre este tema también se pronunció el presidente de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, quien abogó por el respeto de los derechos y la dignidad de los niños indocumentados.

Por su parte, el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, anunció en Punta Cana la convocatoria a una conferencia internacional para el 16 y 17 de julio próximo, en la que se abordará la actual crisis que afecta a los niños que viajan sin compañía desde Centroamérica a EE.UU.

Amenazas y violencia

La mayoría de los menores que emigra sin acompañamiento desde Centroamérica a EE.UU. lo hace por miedo a ser víctimas de la violencia que azota la región, según un estudio de la investigadora Elizabeth Kennedy.

“Los menores y los padres de familia piensan que el riesgo de los niños en la ruta hacia EE.UU. no es tan grande como el riesgo de quedarse en su país, porque sienten que quedarse es para morir”, dijo a EFE Kennedy.

Entre tanto, el presidente de EE.UU., Barack Obama, pidió a los padres centroamericanos que dejen de enviar a sus hijos a la frontera y aseguró que los que lleguen serán regresados a sus países y, lo que es peor, otros podrían no llegar.

“No envíen a sus hijos a la frontera”, reiteró el inquilino de la Casa Blanca, en una entrevista con la cadena de televisión ABC.

El organismo regional convocó a una conferencia internacional para el 16 y 17 de julio próximo, en la que se abordará la crisis que afecta a los menores