•  |
  •  |
  • END

afp / CIUDAD JUÁREZ

Un periodista de un influyente periódico de la fronteriza Ciudad Juárez, en el estado mexicano de Chi-huahua (norte), fue asesinado por hombres armados que le dispararon la mañana de ayer jueves, al salir de su domicilio, constató un reportero de la AFP.

“Esta mañana (ayer) fue ejecutado de manera artera el reportero Armando Rodríguez, quien apenas salía de su vivienda para dirigirse a su trabajo en El Diario, en el cual laboró cubriendo la información policíaca”, publicó ayer jueves por la mañana el periódico en su página de internet.

Ciudad conmocionada
El periodista se disponía a llevar a su hija a la escuela, mientras su esposa y sus otros dos hijos se encontraban en el interior de la vivienda. El automóvil donde fue ejecutado presenta al menos cinco impactos de arma de fuego en los vidrios.

Armando Rodríguez, conocido por sus compañeros del medio como “El Choco”, tenía más de 14 años trabajando en El Diario, y había laborado para el rotativo El Norte y para la televisora mexicana Televisa.

Al lugar del atentado se presentaron decenas de periodistas, fotógrafos, camarógrafos y autoridades para solidarizarse con la familia.

“Es un evento que conmociona a los medios, ya que las autoridades nos habían dicho que era una guerra entre grupos de narcotraficantes y que la guerra era entre ellos, pero cada día se ve que matan a más inocentes, porque los periodistas no matan ni venden droga”, indicó de su lado, Jesús Mesa Vega, presidente de la Asociación de Periodistas.

El Diario es el periódico de mayor circulación de Ciudad Juárez, y la empresa es propietaria de otros periódicos en la capital del estado, en la localidad de Casas Grandes y El Paso, Texas, entre otros.

El estado de Chihuahua, y en especial Ciudad Juárez, fronteriza con Estados Unidos, se ha convertido en un territorio en disputa entre los cárteles de Juárez, liderado por narcotraficante Vicente Carrillo, y el de Sinaloa, encabezado por el prófugo Joaquín “Chapo” Guzmán.

Esta guerra ha dejado 1,300 muertos sólo en Chihuahua en lo que va de 2008, mientras que en todo el país provocó ya más de 4,500 muertes, a pesar del despliegue de 36,000 militares a lo largo del país para combatir a esta mafias.

Al menos 25 periodistas fueron asesinados y ocho están desaparecidos desde el año 2000 en México, país que se ha convertido en uno de los más peligrosos para este oficio, según denuncias de organizaciones no gubernamentales.