• Washington |
  • |
  • |
  • EFE

El presidente estadounidense, Barack Obama, pidió ayer al Congreso 3,700 millones de dólares más para hacer frente a la crisis humanitaria generada por la llegada masiva de niños centroamericanos y adultos a la frontera sur del país, informó la Casa Blanca.

De ser autorizados, los fondos se destinarán a ampliar los recursos en los centros donde se detiene a los menores, para enviar más jueces de inmigración a la frontera y aumentar los esfuerzos de seguridad en México y Centroamérica.

“Insto al Congreso a actuar rápidamente para considerar esta importante petición”, dijo Obama en una carta enviada al presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner.

Acelerar deportación

Los primeros 1,533 millones incluyen 1,100 millones para la Agencia de Inmigración y Aduanas (ICE), y estarán dedicados a acelerar la deportación de los adultos que en algunos casos acompañan a los niños inmigrantes; generar “alternativas a la detención” de los menores y aumentar la presencia de agentes de control fronterizo en Guatemala, El Salvador y Honduras.

Los 433 millones de dólares restantes irán a la Agencia de Protección de Fronteras y Aduanas (CBP), entre ellos más de 39 millones dedicados a aumentar la capacidad de vigilancia aérea en la frontera para interceptar a los “coyotes” que trafican con niños.

En cuanto a los 1,800 millones de dólares para el Departamento de Salud, que es el encargado de mantener a los menores en centros de detención, irán destinados a aumentar los recursos y las instalaciones para acoger a los niños.

Trato inhumano

Los fondos para el Departamento de Estado incluyen 5 millones para las campañas de publicidad contra la emigración a EE.UU. en Honduras, El Salvador y Guatemala, y 295 millones para “reintegrar” a los emigrantes deportados en Centroamérica, incluidos fondos para ayudar a esos países a proteger mejor sus fronteras.

Por último, el Departamento de Justicia recibiría 64 millones para contratar a unos 40 equipos más de jueces de inmigración y aumentar los servicios de representación legal para los niños, entre otras tareas.

Entre tanto, Organizaciones comunitarias en Los Ángeles (California, EE.UU.) denunciaron ayer el trato inhumano que reciben niños y mujeres centroamericanas en su travesía por México y exigieron la atención inmediata por parte del Gobierno de Estados Unidos.

64 millones de dólares se utilizarían en el incremento de los jueces de Inmigración.

39 millones de dólares se destinarían al aumento de la vigilancia en la frontera.

Los recursos se destinarían a Seguridad Nacional, Salud, Servicios Humanos, el Departamento de Estado y el Departamento de Justicia.