• Tegucigalpa |
  • |
  • |
  • AFP

El gobierno hondureño anunció que continuaría a partir de ayer la búsqueda de ocho mineros que la semana pasada quedaron atrapados en una mina artesanal de oro en el sur del país, pese a advertencias de riesgo señaladas por los expertos.

La Casa Presidencial dio a conocer en un comunicado que “el gobierno de Honduras ha estado y estará presente en todo el accionar tendiente al rescate de los ocho mineros atrapados en una mina artesanal de San Juan Arriba, El Corpus, Choluteca”, 160 kilómetros al sur de Tegucigalpa.

Ayer los rescatistas enviados por el gobierno se retiraron de la zona, por instrucciones de los expertos, quienes calificaron la operación de demasiado peligrosa por el riesgo de nuevos derrumbes.

Mineros desafiantes

Sin embargo, unos 200 mineros de la zona desafiaron la disposición y continuaron las operaciones para rescatar a sus compañeros que quedaron atrapados el miércoles de la semana pasada tras el derrumbe.

Mientas uno dicen que “sí se puede rescatar a los compañeros”, otros mineros “han estado trabajando. Lo que no queremos es dejar a los compañeros ahí, porque la familia me pidió. ‘Si un hueso me sacás de allí, un hueso voy a llevar, lo entierro para saber a dónde voy a poner una flor a mi familiar’”, advirtió el minero Esteban Estrada a medios locales.

Tres de los mineros lograron salir de la mina tras el derrumbe. Aníbal Godoy, un geólogo contratado por el gobierno hondureño para dirigir las operaciones del rescate, sugirió suspender la búsqueda “por un tiempo prudencial”. Dijo a la AFP que los mineros “tienen fe” en que los pueden rescatar, pero están arriesgando más vidas.

Estimó que hay un 90% de probabilidades de nuevos derrumbes si se continúan las labores de rescate.