elnuevodiario.com.ni
  • Bagdad |
  • |
  • |
  • EFE

Los cinco ministros kurdos del gobierno de unidad iraquí anunciaron hoy que van a boicotear la próxima sesión del Ejecutivo, prevista para el martes 15 de julio, en protesta por las acusaciones del primer ministro, Nuri al Maliki, de que los kurdos dan cobijo a los yihadistas.

En una rueda de prensa en la fortificada Zona Verde, en el centro de Bagdad, el viceprimer ministro Roz Nuri Shauais manifestó que rechazan las "provocadoras declaraciones y la posición egoísta de Al Maliki, que amenazan la unidad".

Los ministros pertenecen a los partidos Democrático Kurdo, Islámico Kurdo y Unión Patriótica del Kurdistán.

Shauais consideró que las acusaciones de Al Maliki de que los kurdos dan cobijo en Erbil a los yihadistas del Estado Islámico (EI) incitan a la división.

"La única manera de salvar Irak es el regreso a los numerosos acuerdos nacionales, así como el compromiso con un diálogo serio", afirmó el viceprimer ministro.

También pidió la formación de "un nuevo gobierno nacional que represente a todos, satisfaga al pueblo y se adapte a la Constitución".

El Parlamento iraquí, votado el pasado abril, debe todavía elegir a un jefe de Estado, que a su vez tendrá que designar un primer ministro y encargarle la formación de un gabinete.

Al Maliki ya ha anunciado que se presentará como candidato para un tercer mandato, pese a que muchas voces piden que deje la jefatura del gobierno.

Entre ellos la Presidencia del Kurdistán iraquí, que exigió hoy a Al Maliki que abandone el cargo porque "ha destruido Irak y no puede rescatarlo de la crisis".

El liderazgo kurdo también apuntó que el primer ministro se encuentra en un estado de "verdadera histeria y desequilibrio" e intenta "por todos los medios posibles justificar sus errores y fracasos, y culpar de ellos a otros".

Esta escalada de la tensión entre el Gobierno de Bagdad y el kurdo se produce días después de que el presidente del Kurdistán, Masud Barzani, diera los primeros pasos para celebrar un referéndum sobre la independencia de su región.

Las fuerzas kurdas "peshmergas" controlan además ahora varias zonas en disputa, tras la desbandada del ejército, como la ciudad petrolera de Kirkuk.

El conflicto iraquí adquirió una nueva dimensión el pasado 29 de junio con la proclamación por parte del EI de un califato que abarca desde la provincia siria de Alepo a la iraquí de Diyala.