•   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente de China, Hu Jintao, inicia este domingo una histórica visita de dos días a Costa Rica con un fuerte calado estratégico y político, que servirá para lanzar una nueva etapa en las relaciones diplomáticas entre ambos países, iniciadas en junio de 2007.

El presidente chino llegará a Costa Rica el domingo a primeras horas de la tarde tras participar en la Cumbre del G20 en Washington, acompañado de un centenar de empresarios, y se irá el lunes, tras el almuerzo, a Cuba y después a Perú, donde participará en la reunión del Foro Asia Pacífico (APEC).

Esta primera visita de un presidente de China a Centroamérica --donde con excepción de Costa Rica los países se mantienen fieles a Taiwán-- servirá para "intensificar y fortalecer los lazos de amistad, cooperación y respeto mutuo", según la cancillería costarricense.

La expectativa que ha causado la visita de Hu está a la altura de los anuncios que espera hacer con su par costarricense, Oscar Arias, que visitó Pekín en octubre del 2007.

Se espera que los dos presidentes den el pistoletazo de salida a la negociación de un TLC, pese a las asimetrías notables entre el 'David' centroamericano y el Goliat asiático.

La balanza comercial favorece a Costa Rica --hasta septiembre había exportado a China por 803 millones de dólares e importado 671 millones, confirmando la tendencia de los últimos años--, pero la penetración de productos es muy desigual.

El 76% de las exportaciones de Costa Rica al mercado chino son circuitos integrados y microestructuras electrónicas, fabricados en el país por la empresa estadounidense Intel, y partes de computadoras (19,4%), según la Promotora de Comercio Exterior (PROCOMER).

Sin embargo, el mercado costarricense está inundado de productos chinos de todo tipo. En total 155, lo que ha puesto a la Cámara de Industria Costarricense (CICR) "absolutamente en contra" de este TLC, según dijo a la AFP su presidente, Juan María González, que lo considera una amenaza al sector productivo.

"Es difícil que entren más productos de los que actualmente entran" procedentes de China, un mercado de 1.300 millones de personas, dijo recientemente el ministro de Comercio Exterior, Marco Vinicio Ruiz, para justificar la negociación.

Costa Rica, que preside actualmente el Consejo de Seguridad de ONU, también solicitará al presidente Hu su apoyo para que el país ingrese a la APEC a partir del 2010, una vez que concluya la moratoria para la entrada de nuevos miembros.

Durante esta visita, la Refinería Costarricense de Petróleo (RECOPE) espera firmar una carta de entendimiento con China National Petroleum Corporation (CNPC) para ampliar y modernizarla con una inyección de entre 800 y 1.300 millones de dólares.

China, sedienta de materias primas, tiene también interés en realizar la exploración de gas natural en el país.

Desde que establecieron relaciones diplomáticas el 1 de junio de 2007, salpicadas por la polémica por el secretismo que las ha impregnado, China ha comprometido 300 millones de dólares prestados en bonos del estado y 130 millones en cooperación. De ellos, 70 millones son para construir un Estadio Nacional, el símbolo de la pica que ha puesto Pekín en Centroamérica.

En poco más de 16 meses, ambos países han logrado edificar "sólidas bases de relaciones" que se expresan en acuerdos y convenios en los diversos ámbitos de la política, la cultura, educación, deporte y ciencia, según la cancillería.

Durante esta visita, en la que los funcionarios públicos costarricenses tendrán asueto debido a que buena parte de la ciudad estará cerrada al tráfico el lunes, también se espera sellar la participación de Costa Rica en la Feria Mundial de Shanghai, en 2010, una puerta de acceso para el ansiado mercado asiático.