elnuevodiario.com.ni
  •   Santiago de Chile  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El agente chileno ante La Haya, Felipe Bulnes, afirmó hoy que la demanda marítima de Bolivia en contra de su país "no puede ser conocida (tratada) por la Corte (Internacional de Justicia)" porque Chile jamás ha dado competencia a dicho tribunal para resolver lo que Bolivia persigue.

"Por supuesto que no nos gusta la demanda boliviana, ya que busca alterar lo pactado, afectar la intangibilidad de los tratados. Esto es alterar lo ya resuelto y gobernado por el Tratado de 1904", dijo Bulnes en declaraciones al diario El Mercurio.

En ese sentido, aseguró que nunca estuvo en duda que Chile iba a impugnar la competencia de la Corte, dado lo que busca la demanda boliviana.

"Si se hacía preliminarmente o después, ese era otro tema, entregado más bien a consideraciones jurídicas y estratégicas", añadió.

La demanda

El Gobierno de Evo Morales presentó en abril de 2013 una demanda ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya (CIJ) en busca de un fallo que obligue a Chile a negociar en firme y de buena fe su reclamación de una salida soberana al océano Pacífico.

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, anunció el pasado lunes que su país ha decidido presentar objeciones preliminares a la competencia de la Corte Internacional de Justicia de La Haya para tratar la demanda presentada por Bolivia.

La decisión chilena se basa, según la mandataria, en que todos los asuntos fronterizos con Bolivia se resolvieron en un tratado suscrito en 1904, "que ha sido respetado e implementado por ambos estados por más de un siglo", mucho antes de que se creara la Corte de La Haya, cuya jurisdicción no alcanza a los tratados anteriores a su puesta en marcha, sellada con el Pacto de Bogotá de 1948.

Frente a la postura que Bolivia intenta instalar en la comunidad internacional de que Chile cuestiona a la corte y no que ejerce su derecho de prevenir que se intervenga en un tratado vigente, Bulnes indicó que "se están haciendo distintos esfuerzos, todos ellos encaminados a demostrarle a la comunidad internacional que Chile le ofrece a Bolivia un acceso al mar privilegiado, muy superior al que dispone la mayoría de los otros países mediterráneos".

El antecedente

Bolivia perdió en 1879 unos 400 kilómetros de costa y 120.000 kilómetros cuadrados de territorio a manos de tropas chilenas en la llamada Guerra del Pacífico. Veinticinco años después, ambos países firmaron un tratado de paz que fijo las fronteras.

Este sábado, el Gobierno chileno anunció que incluirá unas declaraciones del vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, en los alegatos que presentará como sustento al recurso contra la competencia de la CIJ, a raíz de la demanda boliviana.

"Creo que los jueces pueden considerarlas muy interesantes como sustento a nuestra objeción de jurisdicción, basada en el hecho de que lo que pretende Bolivia es desconocer el Tratado de 1904 que fijó las fronteras entre nuestros dos países", manifestó el ministro de Relaciones Exteriores de Chile, Heraldo Muñoz.

Linera, afirmó este viernes que la bonanza en Chile se debe a la explotación de cobre en minas situadas en el territorio que Bolivia perdió en una guerra librada entre ambos países a fines del siglo XIX.

"Chile ha exportado cobre de minas bolivianas que nos han usurpado en Antofagasta y Cobija (por valor de) 25.000 millones de dólares en un solo año. Si ese territorio siguiera en manos de Bolivia, ¿se imaginan la cantidad de dinero que tuviéramos?", manifestó García Linera durante un acto en La Paz.

"Sumen a lo largo de cien años cuánto dinero nos han robado. Si ellos están bien es gracias a nuestro cobre, a nuestros minerales", afirmó el vicepresidente.