•   Londres  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Iglesia de Inglaterra dio ayer luz verde a la ordenación de obispas por primera vez en su historia, tras años de intensos debates internos y amagos fallidos para que la mujer acceda al episcopado.

Tras una reunión previa de cinco horas celebrada en York, al norte de Inglaterra, el Sínodo General de los anglicanos obtuvo el respaldo de las tres cámaras que conforman el órgano ejecutivo de la Iglesia anglicana: obispos, clérigos y laicos.

Vítores y aplausos

De ellas, entre los obispos se obtuvieron 37 votos a favor de la propuesta, frente a 2 en contra y 1 abstención; entre los clérigos, los sufragios favorables fueron 162 frente a 25 en contra y 4 abstenciones, mientras que el voto de los laicos, considerado crucial, se falló con 152 papeletas favorables, 45 en contra y 5 abstenciones.

El histórico desenlace da la vuelta a siglos de tradición en el seno de una iglesia que ha sufrido profundas divisiones a consecuencia de un asunto considerado controvertido.

El anuncio fue acogido entre los congregados con vítores y algunos aplausos.

El viceprimer ministro británico y líder del Partido Liberal Demócrata, Nick Clegg, expresó su satisfacción ante el resultado mediante un mensaje colgado en su cuenta de Twitter.

“Bien hecho a Justin Welby (arzobispo de Canterbury) por su liderazgo a la hora de asegurar el voto del ‘sí’ para las mujeres obispas”, señaló el número dos del Gobierno de David Cameron (partidario también de la ordenación de obispas).