•   Lugansk  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Ucrania acusó este lunes a Rusia del derribo de un avión militar ucraniano en la región separatista de Lugansk, donde poco antes el ejército había logrado desbloquear el aeropuerto de la capital de la región.

A causa del “agravamiento” de la situación en el este de Ucrania, Moscú invitó el lunes a la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) a que envíe observadores a la frontera entre Rusia y Ucrania.

La presidencia ucraniana señaló en un comunicado que un potente misil “lanzado probablemente desde el territorio ruso” derribó el avión de transporte militar, ya que la altura a la que volaba la aeronave (6,500 metros) impedía que misiles tierra-aire portátiles, la alcanzaran.

El presidente Petró Poroshenko pidió el domingo al Consejo Europeo que condene el comportamiento de Rusia, a la que acusa de haber introducido ilegalmente en su país “material militar pesado” y “atacado posiciones de soldados ucranianos”.

“Un incidente como este beneficia a los separatistas y a sus patrocinadores. Dado que Rusia les suministra armas a los separatistas y controla una parte del territorio, puede fácilmente girar los cañones hacia el territorio ruso. Si luego acusa a Ucrania, obtiene un buen efecto propagandístico”, estima en declaraciones a la AFP un experto militar, Alexei Golobutski.