•   Moscú  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Al menos 20 personas han muerto y más de 100 resultaron heridas ayer al descarrilarse un metro en Moscú, en uno de los accidentes más graves ocurridos en el subterráneo de la capital rusa.

“Diecinueve personas murieron en el lugar, y una víctima falleció en el hospital”, declaró a la televisión rusa Oleg Salagai, portavoz del Ministerio de Sanidad, actualizando un balance que no había dejado de subir durante toda la mañana ayer.

Según Salagai, 161 personas resultaron heridas, de las cuales 129 fueron ingresadas en un hospital y 42 se encuentran graves.

Jornada de duelo

El alcalde de la capital, Serguei Sobianin, fue al lugar de los hechos y decretó hoy jornada de duelo.

El incidente se produjo en la línea azul del metro de Moscú, hacia las 4:30 GMT, entre las estaciones Park Pobedy, la más profunda del metro moscovita, abierta en 2003, y Slavianski boulevard, inaugurada en 2008.

En las imágenes difundidas por el televisor se podía ver a los socorristas dentro de las estaciones de metro, sacando a los heridos ensangrentados en camillas.

Pasajeros atrapados

En otras imágenes se veía a pasajeros bloqueados en el interior de los vagones, y un humo espeso.

Alrededor de las estaciones en cuestión, había decenas de ambulancias y helicópteros movilizados para el transporte de los heridos.

Según los testimonios de varias víctimas, el descarrilamiento se produjo después de un frenazo brusco.

“El tren frenó bruscamente. Saltaron chispas y se veía mucho humo. Fui empujado contra algo, y todo el mundo se cayó de un lado”, contó a la televisión Moscú 24 uno de los pasajeros, con la nariz cubierta de sangre.

Había pánico

“Estábamos bloqueados. Y salí de ahí de milagro. Creí que era el fin”, añadió.

Varios pasajeros contaron que salieron por sus propios medios de los vagones.

“Había pánico. Trepamos para salir del vagón, pero nos vimos bloqueados. Unos hombres agarraron los martillos y destruyeron lo que nos obstruía el camino, y así salimos. Había varios obreros y nos llevaron a la salida”, reveló otro testigo al sitio web Life News.

El metro de Moscú, abierto en 1935, en tiempos de Stalin, tiene uno de los flujos de pasajeros más altos del mundo.

Es conocido por su eficacia y su puntualidad, y tiene muy pocos incidentes técnicos de gran envergadura. En 2010, fue blanco de un doble atentado que dejó 40 muertos.

Uno de los más graves

“Lo que ha ocurrido es uno de los accidentes más graves de la historia reciente”, declaró el alcalde Serguei Sobianin.

De momento se ha abierto una investigación por violación de las normas de seguridad en los transportes.

Según Alexei Jazbiev, periodista especializado en transportes en el diario Expert, el metro ha sido construido para llevar “entre tres y cuatro millones de personas al día, seis millones como máximo”.

Sin embargo, “actualmente lo toman cada día más de nueve millones de personas”, y “las viejas tecnologías ya no están adaptadas” para semejante tráfico, añade el reportero.