•   Miami  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La organización hondureña Francisco Morazán llamó a concentrarse este miércoles frente al consulado de este país centroamericano en Miami (Florida) en protesta por la deportación “masiva de niños inmigrantes”, que comenzó a realizar este lunes el Gobierno de EE.UU.

“Pedimos a los congresistas y al presidente Obama que se pongan la mano en el corazón y busquen un alivio para estos miles de niños, en vez de deportarlos”, señaló a Efe Francisco Portillo, presidente de este grupo proinmigrante.

Estados Unidos repatrió el lunes a 40 hondureños adultos acompañados de menores, con lo que dio inicio una fase inicial de deportación de indocumentados que entraron recientemente en el país y que continuará los próximos días y semanas.

Doble trauma

Pero, a juicio de Portillo, una medida de este tipo causará a los menores repatriados un “doble trauma”: primero, porque, al regresar a sus países de origen, “son presa fácil de las maras y pandillas”; después, porque vuelven a un entorno de pobreza, desempleo y exclusión social.

El activista puso de relieve que se debe respetar la ley de 2008, aprobada bajo el mandato del republicano George W. Bush, que prohíbe la deportación automática de los menores indocumentados procedentes de países no fronterizos, como es el caso de los niños centroamericanos, y obliga a que sus casos sean escuchados individualmente por un juez de migración.

Piden alivio migratorio

En ese sentido, apuntó que, sobre todo, el Gobierno estadounidense debe impulsar la “reunificación de la familia, no su separación”, mediante un “alivio migratorio”, como así ha pasado con niños inmigrantes de otros países, subrayó.

En la protesta estarán presentes madres con hijos menores pidiendo a las autoridades que no deporten a los niños.