•   México  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Más de 450 menores de edad y 138 adultos fueron hallados viviendo en condiciones infrahumanas y de casi esclavitud, en una casa hogar de Michoacán, oeste de México, durante un operativo que buscaba rescatar a cinco niños secuestrados, informaron autoridades.

Fuerzas federales allanaron la casa hogar “La Gran Familia”, que operaba como internado desde hace 40 años en el municipio de Zamora, a raíz de la denuncia de cinco personas que aseguraban que el establecimiento retenía a sus hijos por la fuerza, informó a la prensa Tomás Zerón de Lucio, director de la agencia de investigación criminal de la Fiscalía General.

En el operativo, en el que también participaron efectivos del Ejército, se localizó a los cinco niños secuestrados, pero las autoridades hallaron, además, a 138 adultos de entre 18 y 40 años privados de su libertad, así como a otros 453 menores --entre ellos seis bebés de entre dos meses y tres años-- que vivían en condiciones de abuso e insalubridad.

Dormían entre ratas

Los primeros testimonios refieren que Rosa del Carmen Verduzco, directora y fundadora del establecimiento, obligaba a los niños a pedir limosna, a dormir en el suelo entre ratas y chinches y a sufrir abusos sexuales, mientras eran alimentados con comida en mal estado, puntualizó Zerón.

A raíz de este hallazgo, se encontró que “había mucho más denuncias de las que se plantearon en el origen por los cinco padres” contra los administradores de esa casa hogar, dijo por su parte el fiscal general Jesús Murillo Karam.

Padres conmocionados

Según las primeras investigaciones, los bebés que nacían en la casa hogar eran registrados como hijos de Verduzco, sin permitir que los padres biológicos pudieran tener la tutela sobre los menores.

Conmocionados e indignados, padres y familiares intentaban este miércoles recuperar a algunos de los más de 450 menores.

“Llegamos ayer en la noche. Salimos corriendo cuando vimos las noticias”, explicó a la AFP, Lucía Carranza, quien tiene a un niño de cinco años internado en la casa hogar “La Gran Familia”.

Carranza, vecina del pueblo michoacano de Tanuato, espera información frente al internado junto a más de 200 personas que llegaron desde otros municipios de la zona, la capital mexicana y regiones como Jalisco (oeste) y Puebla (centro).

Buscan recuperar a sus hijos, que están a resguardo de autoridades federales dentro del internado.

Por su parte, el gobernador de Michoacán, Salvador Jara, dijo estar “consternado” por el hallazgo, subrayando que las denuncias sobre los cinco niños retenidos habían sido interpuestas hace “más de un año” ante las autoridades.

 

Los niños eran obligados a pedir limosna, a dormir en el suelo entre ratas y chinches, y eran alimentados con comida en mal estado, según los primeros testimonios.