•   Kiev, Ucrania  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Un avión de línea malasio con 295 personas a bordo se estrelló el jueves en una zona del este de Ucrania controlada por separatistas prorrusos, y las dos partes en conflicto se acusaron de haberlo derribado.

El aparato, un Boeing 777 de Malaysia Airlines que efectuaba un vuelo entre Amsterdam-Kuala Lumpur, desapareció de los radares a eso de las 16h20 locales (13H20 GMT), cuando volaba a 10.000 metros de altitud, y se estrelló cerca de la aldea de Grabove, en la región de Donetsk, indicó la administración regional.

Periodistas de la AFP comprobaron la magnitud del desastre, sin hallar señales de que hubiera sobrevivientes, en coincidencia con testigos presenciales.

Cadáveres mutilados, maletas y pedazos del fuselaje destrozado estaban desperdigados en una vasta zona.

Soldados de las fuerzas rebeldes prorrusas y bomberos estaban presentes en el lugar.

Los dirigentes separatistas anunciaron su intención de transportar los cuerpos de las víctimas a Donetsk y de enviar las "cajas negras" (que registran las incidencias de un vuelo) a Moscú, para que sean examinadas allí.

La tripulación no había informado de problema alguno durante el vuelo, indicó el jefe de la agencia de control del tráfico aéreo de Ucrania.

Cruce de acusaciones

El presidente ucraniano, Petro Poroshenko, atribuyó la tragedia a un atentado "terrorista", un término que las actividades de Kiev emplean para referirse a los separatistas.

"Poroshenko sobre el avión derribado: este incidente no es una catástrofe. Es un acto terrorista", escribió en su cuenta Twitter oficial Svyatoslav Tsegolko, portavoz del mandatario.

Poroshenko aseguró además que las fuerzas armadas ucranianas no habían realizado "disparos que hubiesen podido alcanzar objetivos en el aire".

Un asesor del ministerio ucraniano del Interior, Anton Gueraschenko, aseguró que el avión fue abatido por un misil Buk, "graciosamente ofrecido a los terroristas por [el presidente ruso Vladimir] Putin".

Los misiles tierra-aire Buk tienen un radio de 42 km y pueden alcanzar blancos a 25 km de altura. Un portavos militar ucraniano, Andrey Lysenko, había afirmado pocas horas de la caída del avión que los separatistas habían recibido ese tipo de armamento.

Los rebeldes prorrusos, en cambio, afirmaron en su página internet que el Boeing había sido "atacado por un caza ucraniano" y que se trataba de "una provocación deliberada".

Un comandante separatista señaló en su página Facebook que los insurgentes habían derribado un avión de transporte militar ucraniano An-26 prácticamente a la misma hora de la caída del avión malasio.

"Acabamos de derribar un A-26 cerca de Snijné, escribió a las 13H37 GMT el comandante Igor Strelkov, "ministro de Defensa" de la "República Popular de Donetsk", junto a un video que muestra una espesa humareda negra en el presunto lugar del incidente. Las imágenes de ese video tienen un gran parecido con otras de Youtube presentadas como las del avión de pasajeros malasio.

Snijné se halla cerca del lugar donde cayó el avión malasio, que desapareció de los radares a las 13H20 GMT.

 Los incidentes aéreos se multiplicaron en los últimos días y agravaron la tensión entre Rusia y Ucrania, una exrepública soviética.

Kiev acusó directamente a Rusia de haber derribado el lunes un An-26 y el miércoles un avión de combate Sukhoi Su-25, aunque Moscú rechazó formalmente cualquier responsabilidad en esos hechos.

Malasia abrió una investigación para tratar de aclarar lo ocurrido.

Segunda catástrofe de Malaysia Airlines

Esta es la segunda catástrofe que golpea este año a Malaysia Airlines, después de la misteriosa desaparición en marzo del vuelo MH370 Kuala Lumpur-Pekín con 239 personas a bordo, del que no se carecen de noticias hasta ahora.

El primer ministro de Holanda, Mark Rutte, se dijo "profundamente conmocionado" por la tragedia en Ucrania y agregó que "las circunstancias del accidente no son claras".

El presidente estadounidense Barack Obama calificó de "terrible tragedia" lo ocurrido.

Y el vicepresidente Joe Biden llamó a Poroshenko para indicarle que Estados Unidos estaba listo para ayudar a investigar las causas de la caída del avión.

¿un misil?

Los analistas de inteligencia norteamericanos "creen firmemente" que un misil tierra-aire derribó al avión y están revisando la información para determinar si fue disparado por separatistas prorrusos en Ucrania, tropas rusas del otro lado de la frontera o fuerzas del gobierno de Kiev, dijo un funcionario que pidió no ser identificado.

En Detroit, el vicepresidente Joe Biden, expresó: "Aparentemente... Y digo aparentemente porque no tenemos todos los detalles aún ... fue derribado. No fue un accidente. Una explosión en el aire".

Impacto en los mercados

El organismo de controladores europeos (Eurocontrol) ordenó cerrar el espacio aéreo del este de Ucrania hasta nuevo aviso.

El gobierno francés pidió a las aerolíneas evitar el espacio aéreo ucraniano y la compañía alemana Lufthansa, así como la estadounidense Delta, anunciaron que sus aviones evitarán sobrevolar el país.

La noticia del desastre provocó una baja en las bolsas de Estados Unidos y Europa y un alza de casi dos dólares en el barril de crudo de referencia (WTI) en Nueva York, por temores de una escalada de tensiones en la zona.

"Es francamente una muy mala noticia", comentó Grégori Volokhine, de Meeschaert Financial Services. "Pone en duda la seguridad de las rutas aéreas en esta región del planeta y en otras regiones", como Medio Oriente, agregó.