•   Jerusalén  |
  •  |
  •  |
  • AFP y EFE

Israel desencadenó el ayer una operación terrestre contra Gaza, tras 10 días de bombardeos para poner fin al disparo de cohetes desde ese enclave palestino controlado por el movimiento islamista Hamás, anunció el ejército en un comunicado.

Las fuerzas armadas se proponen garantizar que “los residentes (israelíes) puedan vivir en seguridad, sin estar bajo un terror continuo, y asestar un golpe significativo a la estructura terrorista de Hamás”, precisa el documento.

“La invasión terrestre moviliza cuerpos de infantería, de artillería y de inteligencia, con apoyo de la aeronáutica y la marina”, agrega.

Intenso bombardeo

El anuncio fue de par con un intenso bombardeo aéreo, marítimo y terrestre de la Franja de Gaza y de tiros de tanques concentrados en la frontera, indicó un periodista de la AFP en el lugar.

Al menos 240 palestinos, en su gran mayoría civiles y entre ellos numerosos niños, murieron desde el inicio de los bombardeos aéreos israelíes el 8 de julio pasado, según datos de organizaciones no gubernamentales.

La Franja de Gaza es una estrecha banda de 360 kilómetros cuadrados (45 kilómetros de largo y 8 de ancho de promedio) encerrada entre el mar Mediterráneo, Egipto e Israel (que bloquean sus pasos fronterizos) y con un elevado índice de pobreza.

Hamás responde

Israel pagará un “alto precio” por haber lanzado una invasión terrestre en la Franja de Gaza, indicó ayer por la noche el movimiento palestino Hamás, que controla el enclave palestino.

“El inicio de la ofensiva terrestre israelí en Gaza es un paso peligroso, cuyas consecuencias no se han calculado”, dijo el portavoz de Hamás, Fawri Barhum, en un comunicado. “Israel pagará un alto precio y Hamás está listo para el enfrentamiento”, agregó. Israel lanzó la ofensiva “Protective Edge” (Barrera Protectora) el pasado 8 de julio pero hasta ayer por la noche se había limitado los bombardeos desde Gaza.

ONU lamenta

Poco después del anuncio de la operación terrestre, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, lamentó el aumento de hostilidades en el conflicto y pidió a Israel que se esfuerce más por impedir la muerte de civiles.

La incursión de un comando de Hamás por un túnel desde la Franja de Gaza, la pasada madrugada, fue “la gota que colmó la paciencia” de Israel y que llevó al gobierno que preside Benjamín Netanyahu a autorizar un operación terrestre en la franja.

Así lo aseguró ayer en la noche el ministro de Economía, Naftalí Bennet, del partido nacionalista Hogar Judío, en una entrevista con el Canal 10 de la televisión de su país.

“A merced del terrorismo”

“No puede ser que los israelíes estén a merced del terrorismo”, afirmó el ministro dos horas después de que comenzara la incursión, que la comunidad internacional ha tratado de impedir en estos últimos días debido a las graves consecuencias que pueda tener.

Bennet destacó que todos los miembros del gabinete de seguridad, integrado por los ministros más importantes, votaron a favor de forma unánime después del suceso de la pasada madrugada en el kibutz de Sufá, fronterizo con Gaza.

Trece milicianos fuertemente armados fueron identificados por el Ejército israelí saliendo de un túnel cavado desde la franja, con la aparente intención de cometer un ataque contra civiles o militares israelíes.