•   Kiev, Ucrania  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Un avión de línea malasio con 298 personas a bordo fue derribado por un misil, según responsables estadounidenses, en una zona de Ucrania controlada por separatistas prorrusos. Esto ha provocado que las dos partes en conflicto (separatistas prorrusos y Gobierno de Ucrania) se achaquen la responsabilidad de la tragedia.

180714 malasia

El aparato, un Boeing 777 de Malaysia Airlines que iba de Ámsterdam a Kuala Lumpur, desapareció de los radares a eso de las 16:20 horas locales (13:20 GMT), cuando volaba a 10,000 metros de altitud. Iban a bordo 15 tripulantes y 283 pasajeros, 154 de ellos holandeses, indicó la compañía aérea.

Periodistas de la AFP comprobaron en el lugar la magnitud del desastre, sin hallar señales de que hubiera sobrevivientes, en coincidencia con testigos presenciales de la caída del avión cerca de la aldea de Grabove, en la región de Donetsk.

Cadáveres mutilados, maletas y pedazos del fuselaje destrozado estaban desperdigados en una vasta zona.

Creen que fue misil

Analistas de inteligencia norteamericanos “creen firmemente” que un misil tierra-aire derribó al avión y están revisando la información para determinar si fue disparado por separatistas prorrusos, por tropas rusas del otro lado de la frontera o por fuerzas del Gobierno de Kiev, dijo a la AFP en Washington un funcionario que pidió no ser identificado.

El vicepresidente estadounidense Joe Biden se mostró apenas más cauto. “Aparentemente (...), y digo ‘aparentemente’ porque no tenemos todos los detalles aún, (el avión) fue derribado. No fue un accidente”, declaró.

 

Mensajes colgados –y en algunos casos rápidamente retirados– en internet por grupos separatistas, así como escuchas realizadas por los servicios ucranianos, dejan pensar que el avión fue derribado por error por los rebeldes, que lo tomaron por un aparato militar ucraniano.

ONU llama a reunión

El Consejo de Seguridad de la ONU convocó una reunión de emergencia para tratar el asunto hoy.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, exigió una “investigación internacional completa y transparente”.

El presidente ruso, Vladimir Putin, achacó a Ucrania “la responsabilidad de la terrible tragedia”.

Pero su par ucraniano, Petró Poroshenko, dijo que se trataba de un atentado “terrorista”, un término que las autoridades de Kiev emplean para referirse a los separatistas.

Poroshenko aseguró además que las fuerzas armadas ucranianas no habían realizado “disparos que hubiesen podido alcanzar objetivos en el aire”.

Un misil Buk

Un asesor del ministerio ucraniano del Interior, Anton Gueraschenko, aseguró que el avión fue abatido por un misil Buk, “graciosamente ofrecido a los terroristas por Putin”.

Los misiles tierra-aire Buk tienen un radio de 42 kilómetros y pueden alcanzar blancos a 25 kilómetros de altura. Un portavoz militar ucraniano, Andrey Lysenko, había afirmado pocas horas antes de la caída del avión que los separatistas habían recibido ese tipo de armamento.

Citando fuentes anónimas, medios de comunicación rusos afirman que el Ejército de Ucrania derribó el avión porque creían que se trataba de la aeronave del presidente ruso Vladimir Putin, que es similar a la aeronave de Malaysia Airlines.

mercados IMPACTADOS

El organismo de controladores europeos (Eurocontrol) ordenó cerrar el espacio aéreo del este de Ucrania hasta nuevo aviso, tras la caída del avión de Malasia.

El gobierno francés pidió a las aerolíneas evitar el espacio aéreo ucraniano y la compañía alemana Lufthansa, así como la estadounidense Delta, anunciaron que sus aviones evitarán sobrevolar el país.

La noticia del desastre provocó una baja en las bolsas de Estados Unidos y Europa, y un alza de casi dos dólares en el barril de crudo de referencia (WTI) en Nueva York, por temores de una escalada de tensiones en la zona.

 

Rebeldes prorrusos y el Gobierno de Ucrania se lanzan acusaciones mutuas, responsabilizándose sobre el derribo de la aeronave con ruta Ámsterdam-Kuala Lumpur