•   Melbourne, Australia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La cumbre mundial sobre el Sida comienza este fin de semana en Australia sacudida y de luto por la muerte de más de un centenar de los participantes esperados, entre especialistas y activistas, en la tragedia del avión malasio abatido en Ucrania.

"Estamos todos en estado de 'shock'", dijo a la AFP Francoise Barre-Sinoussi, premio Nobel de medicina y presidente de la Sociedad Intenacional sobre el Sida (IAS).

La tristeza y el desconcierto se palpaban en los corredores del Centro de convenciones de Melbourne (sur de Australia), la víspera de la apertura de la 20ª Conferencia internacional sobre el Sida, la más importante consagrada a esta epidemia y que tiene carácter bianual.

Entre los muertos destaca el investigador holandés Joep Lange, una de las mayores figuras a nivel mundial en materia de la lucha contra el VIH. Entre 2002 y 2004 presidió la IAS, organizadora de la conferencia de Melbourne.

La aeronave, un Boeing 777 que realizaba el vuelo MH17 de Malaysia Airlines, decoló el jueves desde Ámsterdam con destino a Kuala Lumpur y se estrelló al este de Ucrania, casi con absoluta seguridad abatida por un misil lanzado desde esta región en pleno conflicto.

Muchos de los pasajeros debían hacer una correspondencia en Kuala Lumpur con destino a Australia. Se ignora el número exacto de las personas que viajaban para participar en la cumbre sobre el Sida, pero la prensa australiana menciona 108, entre investigadores, otros especialistas y militantes.

Se esperan unas 12,000 personas en esta cumbre, entre ellas al expresidente estadounidense Bill Clinton.

En el mundo se calcula que unos 35 millones de personas son portadoras del VIH, una epidemia que ONUSIDA espera poder erradicar de aquí a 2030.