•   Tegucigalpa  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Los restos de ocho inmigrantes hondureños asesinados el 13 de mayo de 2012 en Cadereyta, Estado mexicano de Nuevo León, serán repatriados la próxima semana, informó ayer el estatal comisionado de los Derechos Humanos en Honduras.

La gestión para la repatriación de los ocho hondureños se hizo después de una reunión, el pasado miércoles, de sus familiares con el defensor del pueblo, Roberto Herrera, indicó el organismo humanitario en un comunicado.

El organismo no precisó el día en que serán repatriados los cadáveres, ni el sitio al que llegarán. “Sabemos que ha pasado mucho tiempo desde su muerte y que posiblemente sus cuerpos estén mutilados; sin embargo, exigimos que los restos de nuestros familiares sean repatriados en ataúdes normales para poder darles un entierro digno”, indicó Patricia Suyapa Suazo, familiar de uno de los hondureños asesinados.

Demora por trámites administrativos

Según los parientes de las víctimas, la demora de trámites administrativos para la exhumación sería una de las causas para que se haya venido posponiendo la repatriación de los cadáveres.

Otra familiar, Vitalina Velásquez, indicó que llevan 26 meses sufriendo daños a su salud física y mental por la pérdida de los ocho hondureños en una nueva masacre en México.

En la misma masacre del 13 de mayo de 2012 murieron otras 41 personas.

En agosto de 2010, en Tamaulipas, México, fueron asesinados 72 inmigrantes centroamericanos y sudamericanos, de los que 16 eran hondureños, cuyos restos fueron repatriados pocos días después del crimen múltiple.

Centenares de inmigrantes hondureños han muerto en México en lo que va del presente siglo, en masacres y accidentes en trenes, carreteras y ríos cuando intentaban llegar a Estados Unidos en busca de trabajo, según registros de organismos humanitarios.

 

41 Personas fueron masacradas en mayo de 2012.