elnuevodiario.com.ni
  •   La Habana  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Cuba inauguró hoy una planta productora de biosensores para el autocontrol de la diabetes con tecnología contratada a una empresa china, en el contexto de la visita oficial a la isla del presidente del país asiático, Xi Jinping.

El vicepresidente cubano, Marino Murillo, y el titular de la comisión de desarrollo y reforma de China, Xu Shaoshi, asistieron a la apertura de la nueva instalación y la firma de nueve documentos empresariales, entre ellos, un acuerdo de cooperación en biotecnología y la industria farmacéutica, según informaron medios oficiales.

También se suscribió un acuerdo de cooperación estratégica para el desarrollo de productos y un contrato de compraventa de materia prima para la fabricación de la vacuna contra la bacteria Haemophilus Influenzae, tipo B, creada por científicos de la isla.

Xu Shaoshi manifestó que estos convenios entre Cuba y China son símbolo de los "fructíferos" resultados de la cooperación biotecnológica bilateral.

Por su parte, el vicepresidente cubano resaltó el "alto nivel" de las relaciones políticas entre la isla y China, que consideró "continuará afianzando una alianza estratégica" que hoy muestra "importantes resultados" y que tiene "posibilidades infinitas."

Murillo destacó que la cooperación en el área biotecnológica ya cuenta con dos empresas mixtas y anunció la creación de una tercera en el sector agropecuario.

La nueva planta del CIE permitirá producir las tiras reactivas (biosensores) que necesitan unos 800.000 cubanos diagnosticados con la diabetes Mellitus para aplicarse el test que determina la cantidad de glucosa en sangre a estos pacientes.

Según sus directivos, esta institución diseñada para producir 20 millones de tiras reactivas al año, deberá estar a plena capacidad a finales de 2014, con posibilidades de crecer hasta las 100 millones.

El presidente chino, Xi Jinping, se encuentra de visita en Cuba donde se reunirá este martes con su homólogo cubano, Raúl Castro, y donde ambos gobiernos firmarán varios acuerdos.

A su llegada en la noche del lunes a La Habana, Xi Jinping explicó que los propósitos de su visita son ahondar en la relación bilateral y abrir una nueva etapa "de la cooperación amistosa de beneficio mutuo" entre ambos países.

Tras destacar que la isla es un "país de peso" en América Latina, el mandatario chino resaltó que los actuales procesos de reformas emprendidos en su país y en Cuba suponen "nuevas e importantes oportunidades de desarrollo" para los lazos binacionales.

China es el segundo socio comercial de Cuba y la isla el mayor del país asiático en el Caribe, con un intercambio que en 2013 alcanzó un volumen de 1.880 millones de dólares, según datos oficiales.