elnuevodiario.com.ni
  •   La Paz  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La fuerza antinarcóticos de Bolivia decomisó 430 kilos de cocaína en dos operaciones realizadas en la región sureña de Chuquisaca y en la andina de Oruro (oeste), informó hoy el ministro de Gobierno, Jorge Pérez.

En una rueda de prensa en la ciudad oriental de Santa Cruz, Pérez informó de las operaciones efectuadas en los últimos días por la Fuerza Especial de Lucha contra el Narcotráfico (FELCN).

Señaló que en uno de los operativos, la FELCN dio con una avioneta que había aterrizado en la localidad de Macharetí, a unos 540 kilómetros de la ciudad de Sucre, la capital de Chuquisaca.

Los agentes no alcanzaron a capturar a los ocupantes de la aeronave, quienes lograron escapar, pero sí se incautaron de ocho bolsas de yute que contenían 307 kilos de clorhidrato de cocaína.

En Oruro, en un operativo realizado en la población de Tambo Quemado, fronteriza con Chile, la policía antidrogas halló en un camión 123 kilos de cocaína ocultos en tablones de madera.

El valor de esos 123 kilos de droga, cuyo destino era Líbano, oscila entre dos a 2,5 millones de dólares, por lo que el ministro Pérez calificó de "golpe importante" al narcotráfico la intervención de los agentes en este caso.

Los trámites para la exportación de la madera en la que iba camuflada la cocaína fueron realizados en Santa Cruz por una persona que fue detenida, al igual que el conductor del camión que trasladaba la carga y su ayudante.

Pérez también informó de otro operativo efectuado en la región amazónica de Beni (noreste), en el que se halló en otra avioneta 78 paquetes de cocaína, cuyo peso no ha sido precisado.

El piloto y el copiloto de esa aeronave sí fueron detenidos.

Perú, Colombia y Bolivia son los principales países productores de hojas de coca y de su derivado ilegal, la cocaína.

La ONU certificó en junio pasado en su informe anual sobre cultivos de hoja de coca una reducción en el 2013 del 9 % en las plantaciones en Bolivia, que suman 23.000 hectáreas, aunque el Gobierno boliviano reconoció que casi la mitad de esa producción aún es desviada al narcotráfico.