• Tegucigalpa |
  • |
  • |
  • EFE

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, dijo hoy que Estados Unidos debe ver el tema de la migración de niños que viajan solos a aquel país como una "responsabilidad compartida".

En entrevista con Efe en Tegucigalpa, Hernández indicó que los gobernantes de El Salvador, Guatemala y Honduras, de donde proceden miles de menores detenidos en los últimos diez meses en EE.UU., han venido trabajando en el planteamiento que harán en Washington durante la reunión del próximo viernes con Barack Obama.

"Miremos este tema como un tema de corresponsabilidad o de responsabilidad compartida, siempre hemos tenido ciertos niveles lamentables de pobreza en Honduras, pero este fenómeno de los niños desbordó, nunca antes habíamos tenido ese nivel de migración de niños y familias", subrayó Hernández en el caso de su país.

Agregó que para Honduras "es importante ver la raíz del problema y ser efectivos en la solución" y que, en ese sentido, Estados Unidos debe entender que el tema de los niños migrantes también "es responsabilidad de ellos, no solo porque los niños están allá".

En lo que a los países centroamericanos respecta, señaló que deben trabajar "mucho en la generación de oportunidades" y "desarrollo económico aquí en Centroamérica", además de mejorar aspectos como el de la seguridad, del que dijo es "un tema también mayor".

Además, se debe mejorar "nuestra comunicación y cooperación para que esta perversa industria del coyotaje (tráfico de personas) siga explotando a miles de centroamericanos y también a niños como lo han venido haciendo", enfatizó.

Hernández también considera que "Estados Unidos debe tener clara su política migratoria, porque ante esta ambigüedad, entonces los coyotes se aprovechan de la necesidad natural de reunificación de las familias y les venden ilusiones, ilusiones también basadas en la falta de una política clara" en ese país.

La responsabilidad compartida debe ser para Estados Unidos, México y los tres países del denominado "Triángulo Norte" de Centroamérica que integran El Salvador, Guatemala y Honduras, dijo el presidente.

Agregó que el tema de los inmigrantes también es un tema derechos humanos y que, si un niño llega a la frontera y está bajo custodia de autoridades de los Estados Unidos, y su madre o su padre están en ese país, "lo que debe de privar es el interés del niño".

El interés se origina en el hecho natural de que padres e hijos quieren estar juntos, recalcó Hernández antes de viajar hoy mismo a Estados Unidos.

"Yo quiero decirle al pueblo y Gobierno de los Estados Unidos, los niños no son delincuentes, los niños son seres humanos vulnerables que requieren el apoyo del Estado y de toda la institucionalidad de la humanidad", expresó el ejecutivo.

Señaló además que el esquema que se trabaje con EE.UU, sobre el tema de los menores migrantes "tendrá el visto bueno de Centroamérica siempre y cuando sea digno, un esquema que respete el interés del niño, que prive el principio de la reunificación familiar".

Pero si a EE.UU. llegan personas adultas o grupos familiares que no tienen derechos establecidos en la ley norteamericana o en el estamento internacional, entonces Estados Unidos "tiene derecho a su política", según Hernández.

El presidente dijo además que si Estados Unidos envía de regreso a los menores, debe hacerlo con medidas dignas, no en un mismo avión en el que vengan grupos de niños y gente que tiene antecedentes criminales, porque son "seres humanos vulnerables",

Sobre las acciones que deben emprender los tres países centroamericanos, dijo que deben bajar los índices delictivos y reducir la violencia.

En el caso de Honduras, señaló que "ha hecho un tremendo esfuerzo pero requiere del apoyo de quienes causan esta violencia en un buen volumen, y eso es el consumo de droga en Estados Unidos", lo que en su opinión "genera una responsabilidad compartida".

"Ellos (Estados Unidos) tienen que invertir también en la seguridad de Honduras porque estamos entre quienes producen la droga y quienes consumen y nosotros en el paso", acotó.

Otra medida que se debe tomar es ser "mucho más severos en cuanto a evitar el tráfico de personas", según Hernández, quien recién ha intervenido el sistema migratorio de su país por presuntas irregularidades.

"Pero eso, las medidas contra los traficantes de personas, debe de estructurarse a lo largo de Centroamérica, México y Estados Unidos, porque esta es una industria perversa, un tráfico que tiene su pie en Centroamérica, pero también en Estados Unidos", dijo Hernández.

Si Centroamérica no recibe ayuda de Estados Unidos, el problema de la inmigración continuará, advirtió.

Las autoridades de EE.UU. han detenido en los últimos diez meses a más de 52.000 menores sin acompañante, de los que unos 14.000 son hondureños, según fuentes de Tegucigalpa.