• París |
  • |
  • |
  • EFE

Miles de personas participaron el sábado en una manifestación pro Palestina, que había sido prohibida, dando lugar a enfrentamientos entre fuerzas del orden y manifestantes.

Según el Ministerio del Interior, unas 70 personas fueron arrestadas y 30 de ellas fueron puestas en detención preventiva. Doce policías resultaron levemente heridos.

Tras una hora y media de disturbios en pleno centro de la capital francesa, la calma volvió al final de la tarde.

Al mismo tiempo miles de personas desfilaron en calma en varias ciudades de Francia, como cada fin de semana desde el comienzo de la ofensiva israelí en Gaza el 8 de julio.

Unas 10,000 personas, militantes de la causa palestina y de la izquierda radical, desafiaron el sábado la prohibición de manifestar, decidida por el Gobierno por temor a disturbios y desbordamientos antisemitas.

Los periodistas de la AFP vieron a varias personas lanzar proyectiles en dirección de las fuerzas del orden, que respondieron disparando gases lacrimógenos.

Varios jóvenes, algunos encapuchados, lanzaron piedras contra las vitrinas de algunos almacenes. Una parada de autobuses fue destruida. Según una fuente policial, unas 40 personas fueron detenidas.

Gritando “Israel asesino, Hollande cómplice» y «Todos somos palestinos”, los manifestantes se habían agrupado en el centro de París, enmarcados por un fuerte dispositivo policial.

El Ministerio del Interior movilizó en la ocasión a unos 2,000 policías en la Place de la République y en el barrio de La Bastille.

La prohibición de la manifestación por las autoridades fue confirmada el sábado por la mañana por el Consejo de Estado, la más alta jurisdicción administrativa del país, a la que habían recurrido los organizadores.

Tras esa decisión, el ministro del Interior exhortó solemnemente a los organizadores a renunciar a la manifestación y advirtió que serían considerados “responsables de los desbordamientos” eventuales y “pasibles de sanciones penales”.

“Esta manifestación es ilegal, pero para nosotros es legítima. Se trata de manifestar nuestra solidaridad con un pueblo que está siendo masacrado”, declaró uno de los manifestantes, miembro del Nuevo Partido Anticapitalista (NPA, extrema izquierda) una de las organizaciones que llamó a manifestar.