elnuevodiario.com.ni
  • Ciudad de Panamá |
  • |
  • |
  • EFE

El consorcio Grupo Unido Por el Canal, GUPC, que construye la ampliación del Canal de Panamá, aseguró ayer que la administración de la vía interoceánica “no ha resuelto la mayoría de los puntos” del acuerdo al que ambas partes llegaron para conseguir finalizar el proyecto en 2015, y que todavía no se ha firmado.

Mientras tanto, la Autoridad del Canal de Panamá, ACP, asegura que es el consorcio internacional, integrado por la española Sacyr, la italiana Impregilo, la belga Jan de Nul y la panameña CUSA, el que impide la firma del contrato.

COMPROMISO

Las obras de ampliación estuvieron suspendidas durante casi un mes a principios de este año, porque GUPC alegó que se había quedado sin liquidez al haber experimentado sobrecostos de unos US$1,600 millones.

Las obras se reiniciaron después de que cada parte se comprometió a inyectar al proyecto US$100 millones, además de acordarse una financiación internacional, por parte de GUPC, y que el consorcio dijo ayer que está finalizando, de US$400 millones.

Pero aunque se volvió a meter manos a la obra, ahora ambas partes aseguran que están haciendo lo posible para que se firme el contrato, y se acusan entre ellas de que es la otra la que pone impedimentos.

“El equipo completo de GUPC está en Panamá trabajando incansablemente para cerrar el acuerdo”, insistió el GUPC en un comunicado, en el que añade que, “sin embargo, la mayoría de los puntos para su conclusión deben ser resueltos por parte de la ACP”.