• Mexico |
  • |
  • |
  • AFP

El gobernador de California, Jerry Brown, coincidió este lunes con el Gobierno de México en que el problema de los niños que migran solos a Estados Unidos debe abordarse desde una óptica humanitaria y no de seguridad, al cuestionar el refuerzo militar fronterizo que anunció Texas.

El fenómeno de los más de 57,000 niños indocumentados --la mayoría centroamericanos-- que han cruzado a territorio estadounidense de forma ilegal y sin compañía de adultos, desde octubre pasado, debe abordarse desde “consideraciones humanitarias”, dijo en conferencia de prensa el gobernador.

Sobre el despliegue de 1,000 miembros de la Guardia Nacional que anunció el Gobierno de Texas para reforzar la seguridad migratoria en su amplia frontera con México, Brown abogó por que la medida sea implementada por un período corto, y que estrategias “más sabias prevalezcan”.

Respaldo de México

De su lado, el secretario (ministro) de Relaciones Exteriores de México, José Antonio Meade, respaldó en la misma conferencia la posición de Brown.

“Coincidimos en que cuando de menores no acompañados se trata, el aspecto humanitario debe ser el eje rector de nuestras acciones (...), nunca se podrá justificar el uso de fuerza pública militar”, dijo el canciller, quien solo justificaría esta medida “si fuera en caso de asistencia médica o para apoyar logísticamente el transporte de personas”.