elnuevodiario.com.ni
  • Moscú, Rusia |
  • |
  • |
  • EFE

La sede del Gobierno de la autoproclamada república popular de Donetsk fue hoy evacuada debido a los bombardeos de artillería registrados cerca del centro de esa ciudad rebelde.

"Dos proyectiles han caído en edificios de viviendas", informó el servicio de prensa de los separatistas prorrusos citado por la agencia rusa Interfax.

Debido al impacto de un proyectil contra el patio de un edificio situado en la calle Rosa Luxemburgo una persona murió y tres resultaron heridas.

Los rebeldes acusan a las fuerzas gubernamentales de martillear con fuego de artillería la capital rebelde, que ya fue objeto de bombardeos en la zona del aeropuerto y la estación de trenes hace una semana.

Según los insurgentes, varios de los proyectiles cayeron cerca del hospital Vishnesvski, no lejos de la Casa del Gobierno, "prácticamente en el centro".

En el edificio administrativo está la oficina del primer ministro insurgente, Alexandr Borodái, que viajó a Rusia para mantener consultas.

El Ayuntamiento leal a Kiev confirmó el bombardeo de la ciudad y la evacuación de los residentes en varios barrios del centro de Donetsk, ciudad donde rige un toque de queda y que ya ha sido abandonada por decenas de miles de personas en las últimas semanas.

De acuerdo con esta fuente, en el ataque resultaron dañados un edificio de viviendas y otro administrativo, mientras los empleados y visitantes del parque Scherbakov tuvieron que resguardarse en refugios subterráneos, ya que tres obuses cayeron en el lago.

El recrudecimiento de los combates en los últimos días entre las fuerzas ucranianas y los rebeldes prorrusos ha disparado el número de víctimas entre la población civil.

Según informaron hoy las autoridades locales, una treintena de personas, entre ellas ocho niños, murieron bajo el fuego de artillería en la localidad de Górlovka, uno de los bastiones insurgentes en Donetsk.

A esto se sumarían los cinco ancianos que murieron cuando se resguardaban de los bombardeos en un asilo en el centro de la ciudad rebelde de Lugansk.

Además, diez soldados ucranianos murieron durante las últimas 24 horas en los combates con los milicianos y más medio centenar resultó herido.

Las fuerzas gubernamentales han acelerado en los últimos días su contraofensiva contra las posiciones rebeldes en un intento de garantizar un corredor seguro para los expertos internacionales que deben investigar la tragedia del avión malasio que fue derribado con 298 personas a bordo.

Una vez controlada la zona, Holanda y Australia desplegarán en la zona una misión policial internacional que se encargará de garantizar la seguridad de los forenses e expertos en aviación en la zona de la catástrofe aérea.

Según la ONU, el conflicto que estalló a mediados de abril en el este de Ucrania se ha cobrado ya la vida de cerca de 1.200 personas y desplazado a más de cien mil.