elnuevodiario.com.ni
  • Washington |
  • |
  • |
  • EFE

Los republicanos en el Congreso de EE.UU. planean someter a votación una propuesta de fondos de emergencia para hacer frente a la avalancha de menores indocumentados centroamericanos que exigirá no ampliar la moratoria en deportaciones que la Casa Blanca se plantea.

Este condicionante podría dar por tierra con la petición del presidente Barack Obama para que el Congreso apruebe fondos de emergencia para asistir y procesar a los alrededor de 60.000 menores indocumentados, la mayoría centroamericanos, que han ingresado ilegalmente en Estados Unidos desde octubre.

Tras negociaciones hasta bien entrada la noche en Capitol Hill, los líderes republicanos de la Cámara de Representantes decidieron una redacción que incluye, además de fondos de emergencia, un bloqueo explícito al plan que evalúa la Casa Blanca para extender el alcance de la moratoria en deportaciones.

La acción diferida aprobada por el Ejecutivo regulariza de manera temporal a indocumentados que han estudiado desde niños y crecido en Estados Unidos.

La Casa Blanca baraja la posibilidad de extender a los padres de esos jóvenes, conocidos como Dreamers, esa posibilidad, lo que permitiría regularizar temporalmente a otros 5 millones.

La maniobra republicana deja con pocas opciones de ser aprobado al paquete presupuestario de 659 millones de dólares que planteaba la Cámara de Representantes, que incluía un cambio en la normativa para que los niños centroamericanos puedan ser deportados más rápido a sus países de origen.

El Senado, dominado por los demócratas, presentó hace tres días su propia propuesta de ley, que incluía 2.700 millones para hacer frente a la crisis humanitaria en la frontera por la avenida de niños indocumentados y no incluía condiciones adicionales.

Obama había solicitado 3.700 millones de dólares para atender a los menores centroamericanos y acelerar sus procesos una vez aprehendidos en el lado estadounidense.