• Washington |
  • |
  • |
  • EFE

La Casa Blanca advirtió ayer que el enfoque migratorio de los republicanos busca la deportación de los 11 millones de indocumentados que se calcula hay en EE.UU., después de que los conservadores presentaran la pasada noche un nuevo proyecto de ley para terminar con la llamada “acción diferida”.

“Es extraordinario que la Cámara de Representantes, después de tener más de un año para reformar nuestro quebrado sistema de migración, vote para restringir una herramienta de aplicación de la ley que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) utiliza para enfocar sus recursos en aquello que es prioritario”, aseguró el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, en un comunicado.

El anuncio se hace el mismo día que la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó demandar al presidente Barack Obama por incumplir los plazos de la reforma sanitaria, que los republicanos han intentando en varias ocasiones que sea derogada.

Con 225 votos a favor y 201 en contra, los de cinco republicanos y toda la bancada demócrata, la Cámara Baja del Congreso aprobó la demanda judicial contra el presidente por dilatar repetidas veces los plazos de su reforma sanitaria, conocida como “Obamacare”.

Anoche, los conservadores de la Cámara Baja presentaron un proyecto de ley para impedir que el presidente Barack Obama amplíe la llamada “acción diferida” o DACA (por sus siglas en inglés), un programa que promulgó hace dos años para evitar las deportaciones de los jóvenes inmigrantes que llegaron al país siendo niños, pero siguen en situación irregular, conocidos como “dreamers” (soñadores).

Una encuesta de CNN, revela que solo el 35% de la población apoya que Obama vaya a juicio