• Gaza |
  • |
  • |
  • AFP

La tregua de este viernes entre Israel y Hamás en Gaza apenas duró unas horas y se transformó en un baño de sangre, con más de 60 palestinos muertos, al tiempo que dos soldados israelíes caían en una operación en la que otro habría sido secuestrado.

El alto el fuego de tres días no se mantuvo más de dos horas y las esperanzas de una tregua duradera parecían alejarse todavía más, al representar la captura de un soldado israelí el casus belli por excelencia de Israel.

Asimismo, los disparos de artillería israelí mataron al menos 40 personas cerca de Rafah, en el sur de la Franja de Gaza, indicaron los servicios de emergencias locales.

Muertos

Este conflicto devastador ha dejado en 25 días, más de 1,500 palestinos muertos, en su mayoría civiles, así como 63 soldados israelíes y tres civiles en Israel.

Israel y Hamás se culpan mutuamente del fracaso de esta tregua, la primera que ambos bandos aceptaron desde el inicio de las hostilidades el 8 de julio.

Según el ejército israelí, “terroristas” atacaron a los soldados que destruían un túnel de Hamas cerca de Rafah, donde un “terrorista” se inmoló con explosivos.

“Las primeras informaciones sugieren que un soldado de las fuerzas de defensa de Israel ha sido secuestrado” en el enfrentamiento, dijo el portavoz del ejército, Peter Lerner. Se trata del subteniente Hadar Goldin, de 23 años, precisó el ejército.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, exigió la liberación inmediata del soldado secuestrado e indicó que, de confirmarse, el ataque contra militares israelíes constituiría una “grave violación del alto el fuego”.